seguridad

Determinan que una chomba del acusado del triple crimen de Melchor Romero tenía manchas de sangre

Por Agencia Télam

17-01-2020 03:15

Los investigadores del triple crimen de Melchor Romero del 1 de enero pasado determinaron que una chomba que pertenece al joven detenido por el asesinato de su madre, su padrastro y su sobrina estaba manchada con sangre, según lo confirmaron los peritajes químicos.

Fuentes judiciales aseguraron a Télam que se trata de una remera que había sido secuestrada de la habitación del joven, quien tenía 17 años al momento del hecho, y que es la misma que -según los testigos- tenía puesta el pasado 1 de enero cuando se produjo el crimen de su madre, Graciela Holsbak; la pareja de ésta, Raúl Bravo; y su sobrina Alma, de 5 años.

"La pericia química dio positivo: es de sangre las manchas que presenta la chomba secuestrada; ahora, en un segundo paso, habrá que ver si se puede determinar la presencia de ADN que permitan identificar a quien pertenece esa sangre", explicó a esta agencia un vocero judicial.

Este peritaje complicó la situación judicial del joven, quien permanece en calidad de detenido, acusado de "homicidio simple" en el caso de su padrastro; "homicidio calificado por alevosía" en el caso de su sobrina; y "homicidio calificado por el vínculo" respecto a su madre.

Ayer, la defensora oficial Raquel Ponzinibio, apeló la prisión preventiva dictada el 10 de enero último, con el argumento, básicamente, de que "no existen suficientes elementos de autoría".

Para dictar la prisión preventiva, el juez de Garantías del Joven número 3 de La Plata, Luis Miguel Gabián, tuvo en cuenta que el sospechoso se fugó tras el hecho, que tiene "carácter violento", es hábil en la utilización de cuchillos y que se secuestró la ropa con la que lo vieron la madrugada de los crímenes.

El imputado, que era menor al momento de ocurrir el triple crimen, cumplió el 9 de enero la mayoría de edad pero aún permanece alojado en un instituto de menores platense.

"Podría ser trasladado a un penal pero en general se los traslada una vez estén condenados, no en la etapa de procesados", precisó la fuente.

El joven fue sometido a estudios por parte de peritos psiquiatras y psicólogos que mantuvieron entrevistas con él, a fin de establecer si comprende la criminalidad de sus actos.

"Hasta el momento no hay indicios de que el adolescente sea inimputable", añadió el vocero consultado.

Por su parte, la fiscal que investiga el triple homicidio, Carmen Ibarra, ordenó que se realice un cotejo de las huellas en la escena del crimen con las del adolescente detenido por el caso, pericia que se realizará el próximo viernes 24 de enero.

"Se trata de un cotejo de huellas dactilares con las halladas en una de las puertas de la casa", explicó a Télam una fuente judicial y añadió que "está pendiente también realizar un cotejo de pisadas halladas en el lugar".

El triple crimen fue descubierto el día de Año Nuevo en una casa situada en la calle 523, entre 164 y 165, de Melchor Romero.

Según el informe preliminar de las autopsias, las víctimas presentaban un promedio de 13 heridas de arma blanca cada uno.

El hombre tenía una herida mortal en la zona del corazón; Holsbak una en el abdomen y la niña había sido degollada y su cuerpo descuartizado a la altura de las rodillas y sus restos colocados en una bolsa de consorcio que fue encontrada en la cocina.

En tanto, el adolescente ahora detenido desapareció de la casa antes de que fueran hallados los cadáveres y la Policía lo buscó durante cinco días hasta que el lunes pasado llegó solo y por sus propios medios hasta el Destacamento Vial de Samborombón, a la vera de la Autovía 2. (Télam)