seguridad

Creen que al sacerdote lo mataron para robarle dinero que tenía ahorrado

Por Agencia Télam

22-07-2020 01:15

Los investigadores del crimen del sacerdote Oscar Juárez, apuñalado una parroquia de la capital tucumana la semana pasada, creen que lo atacaron para robarle una suma de dinero que tenía ahorrada pero que no guardaba en su casa sino en la de un familiar, informaron hoy fuentes judiciales.

La hipótesis surgió luego de que los hermanos de Juárez declararan ante la fiscal de Homicidios Adriana Giannoni, a cargo de la investigación, que el sacerdote tenía ahorrados 67.000 dólares.

Según los testimonios, el sacerdote les había entregado a sus hermanos el dinero para su resguardo el día previo a ser asesinado.

Para los investigadores ese dato constituye una evidencia que orienta la pesquisa al homicidio en ocasión de robo.

Hasta el momento el único detenido en la causa es Jorge Leonardo Herrera (31), hijo de Norma Lilia Velárdez, la secretaria de la Iglesia San Martín de Porres, donde mataron a Juárez.

Las pesquisas sostienen que Velárdez conocía la existencia del dinero, le contó a su hijo y éste ingresó a la casa parroquial para robarlo, momento en que fue descubierto por Juárez y lo asesinó a puñaladas.

Por su parte, fuentes policiales aseguraron que llegaron a Herrera tras analizar las cámaras de seguridad municipales y que su detención se concretó el viernes pasado, durante un allanamiento en un domicilio ubicado en el pasaje Hernán Cortez al 3200, en el barrio Villa Luján, en la capital provincial, a unas cuadras de la iglesia.

Los pesquisas lograron observar un automóvil blanco en la zona, en un horario coincidente con el del crimen y al seguir el recorrido llegaron hasta la vivienda donde apresaron al sospechoso.

En el lugar se encontraron prendas de vestir y calzado con manchas que son analizadas ante la posibilidad de que sean de sangre.

También se hallaron rastros similares en el vehículo en el que se movilizaba el aprehendido y durante la requisa se encontró un elemento punzo cortante que está siendo peritado para establecer si se trata del arma homicida

El cuerpo del sacerdote fue descubierto la mañana del miércoles 15 de julio por una empleada de la iglesia que advirtió que estaban violentadas las puertas de la casa donde se alojaba Juárez.

De inmediato, un patrullero concurrió al lugar y encontró el cuerpo del cura tapado con una sábana.

Según las primeras pericias de los médicos forenses, el sacerdote fue asesinado de 15 puñaladas y el ataque se produjo entre la 2 y las 4 de la madrugada, aunque el cuerpo fue encontrado 10 horas después del crimen.

Además, se encontraron 300 pesos debajo de su cuerpo.

Por otra parte, en el interior del ropero de la habitación, se hallaron una pistola y un revólver.

La víctima llevaba 42 años como sacerdote y desde hacía 13 estaba a cargo de la parroquia San Martín de Porres, según precisaron fuentes del arzobispado.


(Télam)