seguridad

Confirman que el arma homicida en el crimen del colectivero fue la secuestrada al único detenido

Por Agencia Télam

15-10-2020 05:15

Un peritaje balístico reveló que el arma con la que fue asesinado Pablo Flores, el colectivero de la línea 218 muerto a balazos el 1 de octubre en la localidad bonaerense de Virrey del Pino, partido de La Matanza, fue la que le secuestraron en su casa al único detenido por el caso, informaron hoy fuentes judiciales.

Se trata de una pistola Taurus calibre 11.25 (o .45) que había sido incautada en la vivienda de Néstor Fabián Marone (56) tras el allanamiento en el que fue detenido por el crimen.

Fuentes judiciales informaron a Télam que el fiscal Federico Medone recibió hoy el resultado del cotejo que se hizo entre el arma secuestrada en el domicilio del sospechoso, un plomo extraído en el cuerpo de la víctima y las vainas servidas encontradas en el lugar del hecho.

"Ese cotejo dio positivo, podemos decir que el arma secuestrada es el arma homicida", precisó un vocero encargado de la pesquisa.

La pistola había sido hallada en la vivienda de Marone durante los operativos en la que también secuestraron una Bersa 380 y un revólver Pasper calibre .22, como así también vainas servidas, municiones, teléfonos celulares y otros elementos de interés para la causa.

La principal hipótesis del caso es que se trató de un "crimen por error" y los investigadores creen que del hecho participó al menos una persona más que aún no pudo ser localizada y permanece prófuga.

El hecho ocurrió el jueves 1 de octubre cerca de las 22 en una parada ubicada de la rotonda del barrio San Javier y la calle Bacigaluppi, de la localidad de Virrey del Pino, partido de La Matanza.

Por ese lugar circulaba el interno 75 de la empresa Almafuerte, conducido por Flores, cuando de acuerdo al relato de testigos, dos hombres pararon el colectivo.

Los hombres se acercaron por el lado izquierdo de la unidad a la ventanilla del conductor y efectuaron varios balazos, tres de los cuales dieron en la cabeza y provocaron la muerte del chofer en el acto, tras lo cual la unidad terminó estrellándose contra un árbol.

Tras matar al chofer -padre de dos hijas- los homicidas escaparon del lugar en un Peugeot 504 blanco que aguardaba en marcha con un tercer cómplice como chofer, de acuerdo con lo que declararon los testigos ante el fiscal.

Un testigo grabó con su teléfono celular los momentos posteriores al asesinato, donde se observó cómo quedó la víctima después de haber sido atacada, cuyas imágenes ya forman parte de las pruebas incorporadas a la investigación, agregaron los informantes.

El asesinato de Flores desató una protesta durante la madrugada que primero se desarrolló sobre la ruta 3 pero que luego se trasladó a la puerta de la Comisaría Sur 3a de Virrey del Pino, incluso con algunos incidentes y en los que hubo incendios de vehículos.

En tanto, el homicidio del colectivero derivó en un paro de actividades de choferes, que al día siguiente paralizó el servicio de más de 40 líneas de colectivos. (Télam)