seguridad

Confirman prisión perpetua a ocho penitenciarios por la muerte de un preso en Neuquén

Por Agencia Télam

18-11-2020 09:15

La Cámara Federal de Casación Penal (CFCP) confirmó hoy la pena de prisión perpetua impuesta a ocho agentes del Servicio Penitenciario Federal (SPF) que fueron condenados por haber torturado y asesinado a golpes en 2008 a un preso de la ex Unidad de Detención 9 de esa ciudad, informaron hoy fuentes judiciales.

Los condenados pretendieron hacer pasar el crimen como una "muerte súbita", añadieron fuentes de la Procuración Penitenciaria Nacional (PPN).

En un fallo unánime de la Sala III del Tribunal de Alzada, integrado por los jueces Eduardo Riggi, Liliana Catucci y Juan Carlos Gemignani, se resolvió rechazar los recursos de casación interpuestos por las defensas de los penitenciarios.

De esta manera, la CFCP confirmó las penas de prisión perpetua dictadas por el Tribunal Oral Federal (TOF) de Neuquén, por el delito de "tortura seguida de muerte", para Orlando Horacio John, Pablo Ángel Muñiz, Javier Elix Pelliza, Pablo Sepúlveda, Daniel Ulises Romero, José Lorenzo Retamal, José Walter Quintana y Carlos Roberto Vergara.

En tanto, los camaristas hicieron lugar parcialmente a los recursos de las defensas y resolvieron anular las penas que recibieron el entonces director de la exUnidad Penal 9, Héctor Ledesma; el exsubdirector, Jorge Sosa; el jefe del servicio interno, Ricardo Huenul; y el jefe regional de la zona Sur de los penales federales, Gabriel Grobli.

También fueron anuladas las penas al médico Juan Carlos Heredia y al enfermero de la penitenciaría federal, Miguel Carrilao.

En ese sentido, la CFCP dispuso que la causa sea reenviada al TOF neuquino para que fije nuevamente la pena a estos seis últimos imputados, ya que consideró que no habrían sido correctamente consideradas algunas circunstancias atenuantes.

El hecho ocurrió el 8 de abril de 2008 cuando el preso Argentino Pelozo Iturri (38) se hallaba alojado en la celda 1 del Pabellón 10 de aislamiento de la Unidad 9, donde cumplía una condena de 24 años y medio de prisión que había sido dictada por el Tribunal Oral 8 de la Ciudad de Buenos Aires por el homicidio de un policía.

Según los investigadores, allí "fue brutalmente agredido por personal penitenciario, en su mayoría integrantes del Cuerpo de Requisa, que luego lo trasladó por la fuerza al Servicio Médico de la cárcel, trayecto en el que también le propinaron una golpiza, provocando todo ese martirio, su desvanecimiento y desplome de una escalera de 4 peldaños".

"En ese estado fue ingresado a la posta sanitaria, donde también fue escarmentado, provocándole un cuadro de excitación psicomotriz, probablemente producido por padecer una patología de origen y los tormentos a que se lo sometió", dijeron.

Según el fallo, "una vez en el Servicio Médico de la prisión, fue asistido, sufriendo un paro cardiorrespiratorio que motivó su urgente traslado al Hospital Provincial Neuquén "Castro Rendón" -aproximadamente a las 11:50 horas-, lugar en donde no pudo ser reanimado, constatándose su fallecimiento a las 12:25 horas".

En el momento del hecho, los penitenciarios elaboraron un sumario en el que señalaron que el preso se hallaba bajo un fuerte "shock psicomotríz" y se mostraba "agresivo", por lo que debieron sujetarlo, y que en medio de esa crisis había herido a tres agentes.

Los jueces consideraron que ese sumario "se encontraba orientado a ocultar los tormentos padecidos por Pelozo Iturri -que sabemos ahora finalmente lo llevaron a su muerte- con el fin de eludir las responsabilidades que a cada uno de los imputados les cupo, sea por acción u omisión".

Tras la autospia, se elaboró un informe en el que señalaba que el preso había fallecido como consecuencia de una "muerte súbita", aunque una reautopsia realizada por el Cuerpo Médico Forense de la Corte Suprema de Justicia de la Nación determinó que la muerte "se produjo como resultado de las acciones ilegales ejercidas sobre su humanidad". (Télam)