seguridad

Confirman perpetua para femicida que tuvo un abogado que terminó condenado por intento de homicidio

Por Agencia Télam

18-11-2020 05:30

El Supremo Tribunal de Justicia (STJ) de Chubut confirmó hoy la prisión perpetua para un hombre condenado el año pasado por el femicidio de su pareja, cometido en 2017 en la ciudad de Puerto Madryn, al cabo de un juicio oral cuyo inicio se había suspendido porque su abogado defensor estaba preso por un intento de asesinato, hecho por el que finalmente recibió una sentencia a 6 años y 9 meses de cárcel.

Fuentes judiciales informaron que el STJ rechazó por improcedente la impugnación extraordinaria presentada por la defensa oficial del condenado Maximiliano Larrabaster, quien en primera instancia fue hallado culpable del delito de "homicidio agravado por ser en contexto de violencia de género" en perjuicio de Raquel Maldonado (27).

De acuerdo con los voceros, el Supremo Tribunal, integrado por los jueces Alejandro Panizzi, Mario Vivas y Alejandro Defranco, también adecuó la calificación legal del hecho a "femicidio íntimo".

Para el STJ, "quedó acreditado que la relación de pareja estuvo signada por celos excesivos, control, posesión y golpes por parte de Larrabaster".

"Era una chica muy querida, una buena persona, compañera y amiga. Y además yo rescato la valentía y compromiso de sus afectos. El haberse animado al debate, y contar las vivencias de ella. Si bien fue un femicidio en contexto cerrado se pudo probar la asimetría entre ambos, el hecho que ella no pueda desarrollar actividades porque los celos lo cegaban", destacó la fiscal de la causa, María Angélica Carcano al celebrar el fallo del Supremo Tribunal.

En el debate oral, que terminó en agosto de 2019, la fiscal había solicitado que Larrabaster fuese condenado a prisión perpetua, al igual que lo hizo el abogado de la familia de Maldonado, Carlos Villada.

Por su parte, el defensor público Diego Trad había solicitado que se declare la inconstitucionalidad de la prisión perpetua y que Larrabaster recibiera una pena de 8 años, la mínima prevista para el delito de "homicidio simple".

De acuerdo con la Justicia, en junio de 2017, Maldonado, quien trabajaba como cajera en un supermercado, recibió una puñalada en el tórax luego de una discusión de pareja, en el departamento en el que convivía con el ahora condenado, situado en Marcos Zar 2200, en la zona sur de Puerto Madryn.

Tras el ataque, la mujer fue trasladada al hospital por Larrabaster, quien intentó abandonarla en el estacionamiento, aunque al ser visto por un testigo optó por ingresarla al centro asistencial, donde dijo que ella se había autolesionado.

A pesar de haber sido intervenida quirúrgicamente, la mujer murió poco después.

"Por la dirección, trayecto y profundidad dudosamente puede producirse por una lesión autoinfligida", sostuvo el forense en su informe de autopsia, que estableció que la muerte se produjo por una herida abdominal de arma blanca de 14 centímetros de profundidad que penetró el hígado y produjo un shock hipovolémico por la pérdida de sangre.

En tanto, las amigas de la víctima declararon durante el debate las situaciones de violencia de género que ella sufría a manos de Larrabaster.

El juicio por el caso debía comenzar el 5 de junio de 2019, pero su inicio se pospuso ya que Larrabaster había designado como su abogado defensor al penalista Edgardo Oscar Romero Bruno, quien fue detenido por una tentativa de homicidio cometida en abril de aquel año y no podía asistir a las audiencias.

Como Larrabaster se opuso a ser patrocinado por la defensa pública, el juicio quedó en suspenso hasta el 24 de junio cuando finalmente se inició.

Durante el juicio, la pareja de la víctima finalmente contó con el defensor público Diego Trad en lugar de Romero.

Mientras que este abogado, un formoseño radicado en Chubut, el mes pasado fue finalmente condenado por la "tentativa de homicidio agravado por el uso de arma de fuego" en perjuicio del tapicero Oscar Pavez, a quien hirió de un balazo en Trelew, donde continúa actualmente detenido.

Romero era profesor universitario en la Facultad de Derecho local y tenía, además, antecedentes penales por haber participado de un robo a mano armada a un banco en su provincia natal.

A mediados de 2015, el letrado cobró notoriedad en Chubut cuando se supo que mientras ejercía la presidencia del Colegio de Abogados de Trelew estaba prófugo de la Justicia formoseña que lo condenó por el robo al banco, que él mismo admitió.

"Fue durante una salidera bancaria, yo hacía de campana y nos agarraron. Una vez que quedó firme la sentencia decidí profugarme", reconoció en aquella entonces el abogado en una entrevista con Télam. (Télam)