seguridad

Condenan a cuatro hombres a penas de hasta 15 años por tráfico de drogas

Por Agencia Télam

24-12-2019 03:00

Cuatro hombres fueron condenados a penas de entre 7 y 15 años de prisión, acusados de integrar una banda de narcos vinculada con el "Clan Loza" que traficaba drogas desde Bolivia para venderla en el Gran Buenos Aires y en la Capital Federal, y a la que en 2017 se le halló cerca de una tonelada de cocaína en un operativo denominado "Ave Rapaz" por los investigadores, informaron fuentes judiciales.

El fallo fue dictado por el Tribunal Oral Federal 2 de Salta, que condenó a Valdemar Loza, alias "El Tío", a la pena de 15 años de cárcel; a José Luis Paniagua, a 13 años; a Gabriel Ignacio Abdala, a 8; y a Alex Juan Frank, a 7, acusados de ser couatores del delito de "transporte de estupefacientes, agravado por el número de participantes".

Los jueces Abel Fleming, Marcelo Juárez Almaraz y Domingo Batule ordenaron además el decomiso de un camión Mercedes Benz con su acoplado, tres camionetas Toyota, un automóvil Toyota Corolla y 280 mil dólares, entre otros bienes secuestrados en el marco del procedimiento en que fueron detenidos los acusados.

Durante el alegato del viernes último, el fiscal general de Salta, Carlos Amad, junto con su colega Diego Iglesias, titular de la Procuraduría de Narcocriminalidad (PROCUNAR), había solicitado al tribunal que condene a los acusados a penas de entre 20 y 25 años.

Los cuatro acusados fueron detenidos el 17 de diciembre de 2017 en un galpón situado en la calle Talcahuano al 1.200 de la localidad bonaerense de Villa Madero, donde se secuestraron 861 kilos de cocaína, mientras que otros 305 kilos más fueron incautados de la casa de Loza, en Junín al 500 de la vecina localidad de Tapiales.

El operativo, realizado en conjunto por Gendarmería y Policía Federal, se denominó "Ave Rapaz" porque la droga tenía el sello de un águila.

En un juicio que se realizó en Salta, donde se originó la pesquisa, el fiscal Amad pidió la destrucción de la droga secuestrada y afirmó que "equivale a un total de 7.127.000 dosis umbrales, lo que alcanzaría para afectar a los habitantes de las provincias de Córdoba, Santa Fe y San Luis".

Al describir a la organización, explicó que "tenía el soporte estructural y la logística necesaria para llevar a cabo no sólo el transporte, sino también la comercialización de la droga, con ramificaciones en todo el país y conexiones en el exterior, principalmente en Bolivia, pero también en España, Italia y Perú".

Al referirse a los roles que tuvo cada uno, Amad apuntó a Loza como el principal responsable en la planificación de la maniobra, pues mantuvo contacto con un hombre en Bolivia, con antecedentes de narcotráfico, con quien acordó la obtención de la droga.

Asimismo, señaló que luego coordinó el transporte de la droga desde la frontera a Buenos Aires, lo que quedó registrado en las intervenciones telefónicas y las tareas de inteligencia.

Inclusive, recordó las vinculaciones con otros dos hermanos, José y Erwin Loza, quienes fueron detenidos tiempo después y deberán enfrentar otro juicio oral por enviar droga a España en camionetas 4x4 y en cargamentos de pescado congelado y por lavado de activos. (Télam)