seguridad

Buscan la ruta de la cocaína y analizan los celulares de los detenidos

Por Agencia Télam

17-01-2020 12:00

Los investigadores del secuestro de 87,55 kilos de cocaína en un avión que tenía previsto partir el miércoles del Aeropuerto Internacional de Ezeiza hacia Amsterdam, en Holanda, analizaban hoy los teléfonos celulares de los ocho sospechosos detenidos, en busca de determinar la ruta de la droga, informaron fuentes judiciales.

El juez en lo Penal Económico 9, Javier López Biscayart, envió los ocho teléfonos y computadoras, tablets y otros elementros electrónicos a peritar para intentar establecer el camino que hizo la banda narco para evitar todos los mecanismos de control aduanero dentro de la estación aérea y llegar hasta la bodega del avión de KLM Cargo, en la cual fue encontrada la cocaína.

Según las reglas aduaneras, toda la mercadería que ingresa o egresa al aeropuerto pasa por los depósitos de la Terminal de Cargas Aéreas (TCA) y es sometida a un riguroso control de scanners de altísima calidad, "similares a los de las estaciones aéreas de las ciudades más importantes del mundo", dijo una de las fuentes judiciales consultada.

"En el caso de estas cajas que contenían la cocaína nunca pasaron por TCA, por lo que Aduana nunca tuvo la opción de revisarlas", explicó el investigador, quien agregó que "ahora la clave es saber cuál fue el camino de las cajas hasta llegar a la aeronave".

En la tarde de ayer, el director nacional de la Policía de Seguridad Aeroportuaria (PSA), José Glinski, participó de una "inspección" de la terminal de cargas para determinar los mecanismos de trabajo.

En tanto, durante la jornada de ayer terminaron de declarar los tres pilotos holandeses del avión de KLM Cargo, y el último de los detenidos en el marco de la causa, un ciudadano argentino, empleado de la operadora MartinAir.

Este hombre era uno de los que había quedado filmado por las cámaras de seguridad de Aeropuerto Ministro Pistarini cuando subían las cajas con cocaína a la bodega del avión de carga de KLM que había llegado horas antes de San Pablo (Brasil) y tenía como destino final Amsterdam.

Ante el juez Biscayart y el fiscal en lo Penal Económico 2 Emilio Guerberoff, estos últimos cuatro detenidos negaron tener vinculación con la droga.

En la tarde y noche del miércoles, ya habían sido indagados los otros cuatro detenidos, todos empleados de MartinAir, acusados del delito de "tráfico de estupefacientes".

Se espera que el juez determine en las próximas horas la situación procesal de los detenidos y no se descarta que alguno de ellos recupere su libertad.

El hallazgo se produjo la noche del martes, cuando personal de la Aduana y perros adiestrados encontraron 82 ladrillos de cocaína, con un peso total de 87,55 kilos.

La droga estaba dentro de tres cajas de cartón (dos de ellas con 20 kilos cada una y una con 47 kilos) que estaban rotuladas con etiquetas de aceite para turbinas de la empresa Jet Oil.

El avión estaba cargado con encomiendas y con casi medio centenar de caballos de carrera y de polo que tenían como destino final Singapur. (Télam)