seguridad

Asesinan a un hombre en la puerta de su casa y ya son siete los muertos en la primera semana de 2020

Por Agencia Télam

07-01-2020 03:15

Un hombre fue asesinado a balazos en la puerta de su casa de la zona norte de Rosario, con lo que suman siete las personas muertas en situaciones violentas en la primera semana de 2020 en esa ciudad santafesina, informaron hoy fuentes policiales.

El crimen fue cometido anoche y la víctima fue identificada por los voceros como Leonardo Ponce (34).

Según las fuentes, cerca de las 21.30, cuando el hombre hablaba por teléfono en la puerta de su casa situada en Oncativo al 2900, fue ejecutado de varios balazos por al menos dos personas que bajaron de un auto.

Según lo denunciado por vecinos al 911, en el auto había un tercer delincuente que se quedó al volante y que permaneció allí mientras sus cómplices disparaban contra Ponce con armas calibre 9 milímetros y 45.

Tras el ataque, que se sospecha fue un ajuste de cuentas, los delincuentes se escaparon en el mismo vehículo, mientras que el cuerpo de la víctima fue trasladado a la morgue judicial para ser sometido a la autopsia.

La fiscal de la Unidad de Homicidios Dolosos, Marisel Fabbro, ordenó peritar el teléfono celular de Ponce y practicarle un dermotest para saber si también efectuó disparos antes de ser asesinado.

Ponce se convirtió en la séptima persona muerta en un episodio criminal en la primera semana de 2020 en Rosario.

El primer crimen ocurrió a las 6 de Año Nuevo, cuando Raúl Oscar Orellana (32) fue asesinado a puñaladas durante una pelea con otros hombres en estado de ebriedad en las calles Santiago y Rodríguez, en la zona zona sur de Rosario.

Unas dos horas después, en la esquina de Pavón y el Pasaje 503, también en la zona sur de de la ciudad, fue baleado en el tórax por motivos aún no determinados Jhonatan Ezequiel Anchoranoma (23), quien murió poco después en el Hospital de Emergencias local.

Dos días después, el 3 de enero último, un gendarme y un asaltante murieron en un tiroteo que se produjo durante un intento de robo en el Parque Regional Sur de la ciudad santafesina de Granadero Baigorria, lindera con Rosario hacia el norte.

El suboficial principal de Gendarmería Rubén Soto (45) tomaba mates con su esposa a bordo de una camioneta Ford Eco Sport, cuando fue sorprendido por un delincuente armado a bordo de una moto que quiso robarle, por lo que se produjo un tiroteo entre ambos.

A raíz del hecho, el efectivo murió en el hospital, mientras que el ladrón, luego identificado por la policía como Emanuel Chazarreta, falleció en el lugar.

Al día siguiente, el 4 de enero, Lucas Velasco (26) murió al ser apuñalado por otro joven en Gaboto y Río de Janeiro, en la zona oeste de Rosario.

Por el hecho fue detenido un sospechoso de 25 años que aseguró que se había defendido de un intento de robo.

En tanto, el pasado domingo, Kevin Osvaldo García (17) fue asesinado de un tiro en la cabeza por personas que le dispararon desde un auto cuando caminaba con su hermano por Racedo al 4000, en lo que los pesquisas presumen que fue una venganza vinculada con el narcotráfico. (Télam)