seguridad

Amplían acusación a policías que mataron a Blas Correas en Córdoba

Por Agencia Télam

11-08-2020 04:00

Los dos policías detenidos por el crimen del adolescente Valentino Blas Correas (17), quien murió de un balazo en la espalda cuando circulaba a bordo de un auto con amigos en la ciudad de Córdoba, quedaron imputados hoy también por la tentativa de homicidio de los otros ocupantes del vehículo, informaron fuentes judiciales,

El fiscal a cargo del caso, Alberto Mana, decidió hoy ampliar la imputación para los detenidos Javier Alarcón (31) y Lucas Gómez (35), quienes estaban acusados del delito de "homicidio calificado, agravado por el uso de armas" y ahora también se le agrega la "tentativa de homicidio" para el caso de los acompañantes de la víctima.

Es que uno de los abogados que representan a los chicos que se movilizaban en el auto aseguró a la prensa que al menos uno de los balazos disparado por los policías quedó incrustado en el apoya cabeza de uno de los asientos delanteros y que el buzo de uno de los ocupantes quedó con un agujero supuestamente al ser atravesado por un disparo.

En tanto, el secretario de la fiscalía, Gabriel Prunotto, manifestó a Télam que se consideró el “riesgo la vida” de todos los ocupantes del automóvil por los disparos que efectuaron los efectivos policiales, debido a que algunas balas habrían traspasado hacia el interior del auto.

El funcionario judicial dijo que continúa el secreto sumarial en la causa y que las imputaciones están sujetas a los resultados de las pericias balísticas, y de otros estudios que aún están en etapa de análisis, por lo tanto aún no está en agenda las indagatorias.

Prunotto agregó que también se está “evaluando” al personal policial femenino del puesto de control, desde donde se efectuaron los disparos, y de los que habrían testimoniado falsamente que desde el vehículo, en que se transportaban los chicos, se arrojó un arma de fuego, tendiente a encubrir a los policías con un falso tiroteo.

También se está analizando si corresponde algún grado de responsabilidad a la clínica Aconcagua, donde se negaron a atender a Valentino luego de recibir el impacto de bala, como así también determinar si en esa circunstancia la víctima aún estaba con vida, explicó Prunotto.

El homicidio de Correas ocurrió en la madrugada del pasado jueves 6 de agosto cuando, junto a cuatro amigos y compañeros de colegio, circulaban en un automóvil luego de reunirse en un bar y, según el sumario policial que aún se investiga, evadieron un control policial en la zona sur de la ciudad de Córdoba.

Los policías dispararon varios tiros, de los cuales cuatro impactaron contra el automóvil, uno de ellos ingresó por la luneta y se incrustó en el omóplato de Valentino, quien iba en la parte de atrás del vehículo y le ocasionó la muerte.

Soledad Laciar, mamá de Valentino, manifestó hoy a Cadena 3 que el accionar policial hace que “cuando vemos a la Policía nos paralizamos. Eso le pasó a los pibes, por eso se asustaron”.

“A todos los que viajaban con Blas los conozco desde chicos, compartí con ellos vacaciones, asados. Algunos eran amigos desde los cuatro años. Eran sus compañeros de colegio y chicos de bien”, destacó la mujer y añadió que lo que le pasó a su hijo le podría haber ocurrido a cualquiera de los cinco que estaban en el auto.

Dijo que le va a quedar “la duda de que si lo atendían en la clínica (Aconcagua), se podría haber salvado. A lo mejor no porque era su día, pero nadie intentó hacer nada para salvarlo y encima se la quieren agarrar con los pibes. No tienen corazón”, reprochó.

“En vez de arreglarlo lo trataron de tapar todo. En la clínica podrían haber llamado al 107 no mandar a los pibes solos” a otro centro de salud, cuestionó.

Finalmente anunció que el próximo jueves, a las 18, se realizará una marcha en el centro de la ciudad de Córdoba para pedir por el “esclarecimiento y justicia” por el crimen de su hijo. (Télam)