seguridad

Al joven asesinado en Recoleta lo mataron de tres puñaladas pero aún no pudo ser identificado

Por Agencia Télam

31-07-2020 04:30

El joven de entre 20 y 30 años que ayer fue hallado asesinado, desnudo y envuelto en una cortina de baño en las escaleras de un edificio del barrio porteño de Recoleta, murió de tres puñaladas en el tórax, confirmó hoy la autopsia, mientras que los investigadores esperaban poder identificar a la víctima por sus huellas y una tarjeta SUBE hallada en un camión de basura.

Fuentes de la investigación revelaron hoy a Télam que el juez en lo Criminal y Correccional 18, Pablo Ormaechea, recibió un adelanto de la operación de autopsia realizada esta mañana en la morgue judicial de la calle Viamonte.

Los expertos del Cuerpo Médico Forense (CMF) concluyeron que el joven fue asesinado de tres puñaladas, una en el frente del tórax y otras dos por la espalda, una de las cuales le perforó un pulmón.

Las fuentes agregaron que la policía encontró ayer en la escena del crimen un cuchillo ensangrentado que hoy fue analizado por los forenses y comprobaron en la morgue que por sus dimensiones era compatible con el arma blanca empleada para cometer el crimen.

A 24 horas del homicidio, por el cual está detenido el ciudadano chileno Juan Pablo Machado Kuschel (42), aún no se pudo identificar a la víctima, ya que en la escena del crimen, el departamento 1ro. "D" de Guido 1928, no se encontró ninguna ropa ni documentación del fallecido.

Según lo que se pudo reconstruir, el asesino descartó todo en un contenedor de la cuadra y la basura ya había sido retirada por un camión, aunque junto a esos tachos se encontraron trapos y una remera ensangrentadas.

Los pesquisas esperan poder identificar al joven asesinado, de contextura delgada, pelo corto y tez trigueña, a partir de las huellas digitales que los peritos tomaron hoy del cadáver luego de la autopsia, y que serán cotejarlas con la base de datos del Sistema Federal de Identificación Biométrica para la Seguridad (SIBIOS), donde están cargadas las improntas dactilares del padrón argentino.

Por orden del juez Ormaechea y la fiscal Silvana Russi, anoche, detectives de la División Homicidios y de la Comisaría Vecinal 2A de la Policía de la Ciudad, hicieron un operativo en la planta de Colegiales de la Ceamse, con resultados positivos, ya que pudieron identificar el camión de basura que ayer a la mañana había vaciado los contenedores de la cuadra de Guido al 1900.

"En el camión encontramos sábanas quemadas; una campera negra y una remera también parcialmente quemadas y con manchas hemáticas; y una tarjeta SUBE que, si le pertenece, también podría a ayudar a identificar a la víctima", confió a Télam otra de las fuentes consultadas.

Con estos elementos y el peritaje de las huellas, el magistrado esperaba poder identificar a la víctima para luego indagar a Machado Kuschel por el homicidio.

El homicidio se descubrió ayer alrededor de las 9, cuando el encargado del edificio realizaba tareas de limpieza y al llegar a las escaleras del cuarto piso que llevan a la terraza, encontró a un hombre muerto, desnudo y envuelto en una cortina de baño que, a simple vista, presentaba manchas de sangre en la espalda.

El portero y los vecinos llamaron al 911 y de inmediato arribó al edificio personal policial, la fiscal Russi, a cargo de la Fiscalía Nacional en lo Criminal y Correccional 43, y funcionarios del Juzgado 18 del mismo fuero.

De inmediato, la fiscal y la policía comenzaron a entrevistarse con habitantes del edificio para intentar determinar en qué departamento podría haber ocurrido el crimen y todos los testimonios apuntaron como sospechoso al ciudadano chileno Machado Kuschel, ya que había quejas y problemas en el consorcio por los hombres extraños que hacía ingresar al edificio, dijeron las fuentes.

Con una orden judicial, se allanó el departamento, donde se detuvo al chileno como sospechoso, luego de encontrarse dentro del inmueble rastros de sangre, la presunta arma blanca homicida y que en el baño faltaba la cortina de la ducha. (Télam)