politica

Una pareja que estuvo exiliada en México 40 años declaró en el juicio Escuelita VI

Por Agencia Télam

29-07-2019 06:15

Una mujer que junto con su esposo estuvo exiliada casi 40 años en México reveló hoy, al declarar en el juicio "Escuelita VI" contra 8 ex jefes militares y de inteligencia, que debieron irse del país "por la persecución y señalamiento de ser "comunistas" o "montoneros" que les impusieron los militares, con la complicidad de la sociedad civil de San Martín de los Andes.

María de Luján Gómez dijo que "la sociedad civil impuso etiquetas en una ciudad como San Martín de los Andes, que en aquellos años tenía cinco mil habitantes".

"Demonizaron a mi familia, nos señalaron y para mí fue determinante en las detenciones y persecución que sufrimos con mi esposo la cuestión de las etiquetas, la estigmatización porque tal vez éramos bohemios, medios hippies y vivíamos en una cabaña de troncos en la zona rural", relató ante el tribunal.

Su esposo, Eduardo Ubaldini, hoy de 84 años, indicó al prestar testimonio que había militado en el Partido Comunista algunos años y que las primeras amenazas que sufrió fueron en 1975 por parte de la Triple A.

La primera detención junto con su esposa fue el mismo 24 de marzo de 1976 y le sucedieron otras con allanamientos de su casa y requisa de libros y discos.

En junio de 1978, recordó, lo detuvieron para el comienzo del Mundial de Fútbol como supuesto responsable de un complot para dañar el sistema eléctrico de la ciudad que impidiera la transmisión de los partidos.

Identificó, como lo hizo su esposa, al ex comandante de Gendarmería Jorge Sachitella, imputado en este juicio, de haber encabezado los operativos de detención.

"Cuando fueron a mi casa Sachitella derribó la puerta con una patada, ingresaron 10 efectivos con uniforme y él lo hizo con una capa de paño y una pipa, como si fuera un Superman militar. Era el que mandaba", dijo.

Un año después nuevamente fue detenido dos días por la visita que realizó a San Martín de los Andes, el dictador, Jorge Rafael Videla.

A su esposa, que era docente, la expulsaron del sistema educativo y tuvo problemas laborales, y por la persecución política y económica resolvieron irse del país.

La pareja decidió regresar hace dos años y medio a San Martín de los Andes pero confesó que "no pueden insertarse en una comunidad que desconocen".

Ubaldini reclamó a los jueces sentencia a los culpables para "terminar con todo esto" y dijo que "a los responsables no les deseo el infierno porque es un lujo para ellos". (Télam)