politica

Testigo declaró sobre un edificio que podría haber funcionado como centro de reuniones para Triple A

Por Agencia Télam

19-11-2020 04:30

Un testigo declaró hoy que en un hotel de Bahía Blanca contiguo a su domicilio se hospedaban en los años 1974 y 1975 custodios armados y afirmó que en el barrio el comentario era que allí funcionaba "un centro de reunión" para quienes se encargaban de asesinar a personas señaladas por la Triple A, en el marco del juicio por crímenes de lesa humanidad que esa organización cometió en esa ciudad del sur bonaerense.

Se trata de Luis Antonio Sellan, de 76 años, quien desde Capital Federal brindó su testimonio por videoconferencia transmitida por el canal de audiovisuales de la universidad, en el marco del juicio en el que están acusados Roberto Aceituno (70 años), Juan Carlos Curzio (76), Héctor Forcelli (71) y Osvaldo Pallero (78) como integrantes de una asociación ilícita a la que se le atribuyen 24 homicidios agravados.

El testigo sostuvo que en un edificio de dos pisos contiguo a la casa en la que vivía con sus padres en la calle Brown al 600, en Bahía Blanca, "se instaló un grupo de hombres" y enfrente estacionó en forma casi permanente "un auto Fiat 1600 con dos o tres personas con armas largas que estaban a la vista de todos los que pasaran por allí".

"Tuve personalmente algún miedo porque en dos oportunidades me siguieron, pero no pasó nada", afirmó Sellan.

Agregó que en las cercanías del edificio, que en otros tiempos fue un hotel, había movimiento continuo de "autos por la noche, e incluso de patrulleros de la policía de la provincia".

Dijo que llamó su atención que "en general salían grupos de a cuatro, cinco, seis personas de noche, se subían a los autos" y "volvían a medianoche".

"Al siguiente, nos enterábamos que había aparecido alguna persona asesinada", vinculó y dijo que siempre sospechó que ese lugar funcionó como "un centro de reunión de los que llamaban los famosos matones de Ponce", una percepción que era compartida por muchos vecinos ya que ese "era el comentario del barrio".

(Télam)