politica

Solá llamó a trabajar por un mundo donde todos seamos libres e iguales

Por Agencia Télam

23-09-2020 06:00

El canciller Felipe Solá, convocó hoy a la comunidad internacional a "trabajar por un mundo donde todos seamos libres e iguales" y ubicó a la defensa de los derechos humanos y a la "promoción y protección de los derechos de las personas LGBTI" como ejes de la política exterior del gobierno de Alberto Fernández.

Así lo afirmó el canciller a participar del Evento de Alto Nivel Grupo LGBTI Naciones Unidas, que forma parte de las conferencias que se desarrollan en el marco de la Asamblea General de la ONU.

En el encuentro, que tuvo como lema el "objetivo común de terminar con la violencia y la discriminación hacia las personas LGBTI y fortalecer el pleno goce y garantía de sus derechos", Sola convocó a "seguir trabajando en conjunto para lograr un mundo en donde todos seamos libres e iguales", informó el Palacio San Martín en un comunicado.

Ante el ministro de Relaciones Exteriores de Países Bajos, Stef Blok y la Alta Comisionada de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos, Michelle Bachelet, el canciller dijo que "la defensa de los derechos humanos y el compromiso con la promoción y protección de los derechos de las personas LGBTI son ejes fundamentales de la política exterior argentina".

"Ello es en gran parte resultado del activismo histórico de nuestra sociedad civil, que desde el regreso de la democracia a la Argentina ha impulsado de forma sostenida una agenda de igualdad y ampliación de derechos, sin exclusiones ni discriminaciones", dijo, para señalar la "responsabilidad" de los Gobiernos en "traducir en leyes" esas demandas.

En ese contexto, remarcó que la Argentina es "un caso testigo de importantes avances normativos e institucionales en derechos humanos y diversidad", aunque advirtió que "aún queda mucho por hacer para lograr una inclusión sustantiva de las personas LGBTI".

Junto a la directora de la Mujer y Asuntos de Género de la Cancillería, Ana Sarrabayrouse y la directora de Derechos Humanos, Cecilia Meirovich, Solá planteó la necesidad de "tomar conciencia que las personas LGBTI también experimentan otras formas de discriminación por razones de etnia, discapacidades, edad, estatus migratorio y condición socioeconómica".

Ante esta realidad, juzgó "fundamental" el rol de los Gobiernos en el diseño e implementación de políticas que "permitan revertir estas formas de exclusión".

En ese sentido, destacó el "concepto que atraviesa de forma transversal" las políticas públicas que impulsa el Gobierno nacional: "mejorar las vidas de las personas que más sufren la discriminación es la base para mejorar la vida de todas las personas".

Sobre ese enfoque, sostuvo, la administración de Alberto Fernández decidió la creación del Ministerio de las Mujeres, Géneros y Diversidad y el impulso el cupo laboral en la administración pública para personas travestis, transexuales y transgénero, que busca "reparar la desigualdad estructural que históricamente ha sufrido este colectivo".

Solá concluyó su intervención citando a Carlos Jáuregui, uno de los activistas que más impulsó el movimiento LGBTI en la Argentina, quien expresó: "En el origen de nuestra lucha está el deseo de todas las libertades".

El Grupo LGBTI de las Naciones Unidas es un ámbito interregional informal de estados miembros de las Naciones Unidas establecido en 2008, del que participan unos treinta países.

El grupo está copresidido por Argentina y los Países Bajos, e incluye, entre otras naciones, a Australia, Bolivia, Brasil, Cabo Verde, Canadá, Chile, Colombia, Francia, Alemania, Italia, Japón, México, Noruega, España, Suecia, Gran Bretaña, Estados Unidos, Uruguay y la Unión Europea, así como la Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos y las organizaciones no gubernamentales Human Rights Watch y OutRight Action International. (Télam)