politica

Sin inconvenientes técnicos se llevó a cabo la segunda sesión virtual en la Cámara alta

Por Agencia Télam

21-05-2020 08:45

La segunda sesión virtual de la Cámara alta se llevó a cabo sin importantes inconvenientes técnicos, lo que abriría, en un futuro cercano, la posibilidad de debatir otros temas que no estén vinculados con la pandemia por coronavirus Covid-19 y que resulten en sesiones más extensas.

De hecho, apenas comenzó la sesión de casi seis horas, y antes de abrir el debate, la presidenta del Senado, Cristina Fernández de Kirchner, había destacado que la discusión que mantuvieron el martes por videoconferencia los senadores Carlos Caserio y Martín Lousteau demostró que "es posible reproducir virtualmente el debate típico de las sesiones" presenciales, suspendidas por la pandemia de coronavirus.

"En algún momento pensé que iba a volar algún micrófono pero no, todo se hizo muy normal y fue una prueba que hemos pasado airosamente", expresó en relación con la discusión que mantuvieron ambos dirigentes, a los que se unió el macrista Esteban Bullrich, durante la discusión del proyecto de ley sobre beneficios impositivos a los trabajadores de la salud.

La posibilidad de abrir el debate a otras cuestiones por fuera de la pandemia, de todos modos, debe ser aprobado por el pleno del Senado ya que el acuerdo político al que se arribó, y que fue refrendado en un Decreto Parlamentario emitido por Fernández de Kirchner, establece que sólo se podrán debatir cuestiones vinculadas con la pandemia mediante la modalidad virtual.

El sistema funcionó sin inconvenientes a excepción del momento en que debía hacer uso de la palabra la senadora oficialista por Tierra del Fuego, María Eugenia Duré, quien tuvo que volver a conectarse, y de la votación de la también peronista María Sacnun, de Santa Fe, que tuvo que emitir su voto a viva voz.

La mayoría de los senadores estuvieron siguiendo el debate en el que se aprobaron tres leyes para beneficiar a sectores que luchan contra el coronavirus desde sus provincias, a excepción de las autoridades de la Cámara: los oficialistas Claudia Abdala de Zamora y Maurice Closs y los opositores Martín Lousteau y Laura Rodríguez Machado, quien no se sacó el tapabocas de color amarillo (símbolo de su pertenencia al PRO) ni siquiera cuando le tocó izar la bandera en el recinto.

A diferencia de la sesión anterior, esta vez la vicepresidenta no mantuvo ningún roce con los legisladores de Juntos por el Cambio, pese a que la tucumana Silvia Elías de Pérez trató de provocarla llamándola “presidenta” y recordando el intercambio de palabras que mantuvieron hace una semana cuando le dijo “presidente” y Fernández de Kirchner la llamó “senador”.

Mientras tanto, las segundas sesiones virtuales del Congreso de la Nación fueron seguidas dentro del palacio legislativo a través de dos canales internos de transmisión y en sendos salones.

La prensa acreditada debió sortear dos controles de temperatura, uno en el acceso al edificio y otro en el ingreso a los salones, para poder asistir al debate en modalidad remota.

La sesión en Diputados se proyectó en una amplia pantalla ubicada en el Salón de los Pasos Perdidos, y la del Senado en el contiguo Salón Azul, en ambos casos con una distancia prudencial entre los asistentes.

Además, en el primero de los salones se dispuso una fila de cámaras de televisión, ante las cuales desfilaron durante la tarde para realizar declaraciones los senadores Mariano Recalde y Maurice Closs y el diputado Mario Negri. (Télam)