politica

Rechazan excarcelar a los criminales turcos detenidos hace un mes en Puerto Madero

Por Agencia Télam

16-07-2020 03:45

La Cámara Federal porteña rechazó hoy excarcelar a los dos ciudadanos turcos detenidos el 11 de junio en el barrio porteño de Puerto Madero acusados de integrar una organización criminal que cometió homicidios y secuestros en su país entre 2016 y 2017.

Los jueces de la sala segunda del tribunal de apelaciones sostuvieron que la situación judicial de los detenidos “no ha variado” desde el último pronunciamiento del mismo tribunal y destacó que el juez de la causa ya se encuentra avanzando con el trámite del proceso de expulsión.

“De ahí que solo quepa reiterar que la detención” de Serkan Kurtulus (40) y Lider Camgoz (34) “resulta necesaria en razón de encontrarse configurado el peligro de fuga”, sostuvieron los jueces Martín Irurzun y Leopoldo Bruglia a través de dos resoluciones a las que tuvo acceso Télam.

“Son pautas relevantes de este riesgo la amenaza de pena en expectativa por los delitos por los que ha sido requerido y la conducta evidenciada al ingresar al país al haberlo hecho bajo otra identidad y con un pasaporte que no le pertenece y su renovada voluntad de ocultar su verdadera identidad al inducir por segunda vez a engaño a las autoridades migratorias al presentarse a extender su permiso de residencia en Argentina”, afirmaron los jueces en cada una de las resoluciones.

El 12 de junio pasado, los imputados fueron llevados ante el juez Marcelo Martinez de Giorgi quien les leyó la acusación y se negaron a ser extraditados a su país, donde fueron condenados a prisión perpetua por un tribunal de la ciudad turca de Esmirna, por lo que comenzó el trámite del proceso de extrañamiento.

Kurtulus y Camgoz fueron detenidos el 11 de junio por personal de la División Investigación Federal de Búsqueda de Prófugos y Extracciones de la Policía Federal Argentina (PFA), en la esquina de las calles Juana Manso y Petrona Eyle, de Puerto Madero.

Los efectivos montaron un operativo en la zona luego de que obtuvieron el dato de que los fugitivos se alojaban en un hotel del mencionado barrio de la Ciudad de Buenos Aires desde diciembre pasado, tras haber ingresado a Argentina con pasaportes falsos, provenientes de la República de Panamá.

Ambos tenían pedido de captura internacional firmado el 17 de mayo de 2019 por el Tribunal Superior de Justicia de la ciudad de Esmirna, Turquía, por delitos como homicidio, secuestro, robo y acopio de armas, entre otros, todos cometidos entre los años 2016 y 2017.

Es que Kurtulus está acusado de liderar una organización criminal -de la cual Camgoz era su lugarteniente- que además contrataba sicarios y que ordenó, entre otros delitos, atacar a los propietarios de un centro comercial de Turquía en 2017, que provocó daños materiales en sus dos sedes, dijeron los investigadores.

Según la ficha de Interpol, a la que accedió Télam, Kurtulus está condenado a la pena de prisión perpetua en su país, acusado de los delitos de "homicidio con premeditación, infracción a la Ley de Armas de fuego, asociación ilícita para delinquir, robo a mano armada, privación ilegal de la libertad, homicidio doloso y amenazas, entre otros".

El hombre también fue imputado por el secuestro extorsivo de un empresario en agosto de 2016, que fue realizado por delincuentes disfrazados de policías, y que le exigieron a la familia de la víctima una suma cercana a los 14.500 dólares para liberarlo.

Siempre de acuerdo a la ficha de Interpol, bajo el mando de Kurtulus, otro empresario turco sufrió un asalto armado que le provocó “lesiones y pérdidas pecuniarias”, tanto al hombre como a sus empleados.

La organización liderada por Kurtulus había cometido al menos 28 hechos delictivos en Turquía -26 de ellos realizados con armas de fuego-, motivo por el cual ya habían sido detenidos 54 de sus miembros.

Además, las fuerzas de seguridad turcas secuestraron durante los operativos en los que desbarataron a esta organización criminal tres fusiles AK47 con 35 municiones, 12 fusiles de caza con 96 proyectiles, 21 armas de fuego sin registrar, dos pistolas de fogueo y una granada de mano.

Kurtulus ya había sido detenido en Georgia en 2018 luego de un megaoperativo de la Interpol en la que participaron unos 400 efectivos, pero se desconocen los motivos por los que se encontraba en libertad.

(Télam)