politica

Polémica sobre la mayoría necesaria para elegir Procurador en la última jornada de audiencias

Por Agencia Télam

16-11-2020 08:30

Algunos expositores respaldaron hoy que el Procurador General de la Nación sea elegido por mayoría agravada de dos tercios de los senadores, condición rechazada por otros oradores que advirtieron que la Constitución no dice nada al respecto, durante la última jornada de audiencias en la Comisión de Justicia y Asuntos Penales de la Cámara alta, mientras se aguarda la opinión del Consejo Asesor designado por el presidente Alberto Fernández para reformar el Poder Judicial.

La mayoría de los expositores convocados hoy coincidió en que un amplio respaldo político es "adecuado" para que el jefe de los fiscales ejerza sus funciones.

Al finalizar la audiencia, que duró más de tres horas, el presidente de la Comisión, el oficialista neuquino Oscar Parrilli, anticipó que volverá a convocar a los legisladores una vez que se conozca el dictamen del Consejo Asesor de juristas.

"En la próxima reunión trabajaríamos en la elaboración de un proyecto de dictamen", mencionó.

Durante la audiencia de hoy, Nicolás Becerra, exdefensor General de la Nación y exprocurador durante los gobiernos de Carlos Menem, Eduardo Duhalde y Néstor Kirchner, insistió en que "un procurador debe tener respaldo suficiente y consenso político adecuado para ejercer sus funciones".

"Si yo no hubiera tenido el respaldo de los dos tercios que me confirió el Senado no hubiera podido emitir mi dictamen de inconstitucionalidad de las Leyes de Punto Final y Obediencia Debida. Tampoco hubiera podido rechazar el pedido de re-reelección formulada por (el expresidente y actual senador del Frente de Todos, Carlos) Menem, que es quien me propuso en su momento. Había muchas presiones", contó Becerra.

El exfuncionario reiteró que la "verdadera independencia" se la "otorgó el respaldo de los dos tercios del Senado".

El abogado y profesor de Derecho Constitucional Roberto Gargarella adelantó que la idea de eliminar la mayoría agravada terminará en una judicialización del asunto.

"Este tipo de reformas deben basarse en el más profundo acuerdo democrático. Algunos proyectos aparecen llamativa, provocativa y exageradamente opuestos a la Constitución", dijo Gargarella en relación con la iniciativa presentada por el senador rionegrino Alberto Weretilneck, quien, además de eliminar los dos tercios, propone una injerencia más aguda de la Bicameral de Control Parlamentario sobre las tareas del Procurador.

"Les digo a quienes presentan proyectos que afectan la independencia del Procurador que nos ahorren otra batalla constitucional que terminará en tribunales", indicó.

En cambio, el doctor en Ciencias Jurídicas y especialista en Constitucionalismo Guido Risso calificó a la Constitución Argentina como "contradictoria e incompleta" y como la culpable de "generar muchísimos problemas en lugar de resolverlos".

En ese aspecto, indicó que la Carta Magna "no dice nada sobre cómo se nombra al Procurador, cómo se lo remueve y quién lo controla" y fue más allá argumentando que "la mayoría de los dos tercios para elegir al Procurador es anticonstitucional".

Allí se generó una polémica, cuando el opositor cordobés Ernesto Martínez le preguntó si la última reforma a la Ley del Ministerio Público Fiscal, sancionada en 2015 (durante los últimos meses del gobierno de Cristina Fernández de Kirchner) tenía una "lógica confusa y extraña", tal como Risso había calificado a la legislación que regula el trabajo del jefe de los fiscales, a lo que Risso respondió que "la legitimidad de origen no tiene que ver con las mayorías parlamentarias, sino con el consenso ciudadano".

Tanto el presidente de la Federación Argentina de Colegios de Abogados, Fernando Díaz Cantón, como la fiscal federal Mónica Cuñarro y el fiscal federal ante la Cámara de Casación Penal Mario Villar, se opusieron a modificar el número de votos necesarios en el Senado para elegir al Procurador.

En ese sentido, Villar se refirió a la doctrina del "lawfare" o guerra jurídica utilizada para atacar a oponentes usando indebidamente los procedimientos legales, para sostener su opinión.

"Si elijo a un Procurador por mayoría absoluta, estoy favoreciendo el lawfare en dos sentidos: un lawfare negativo, para evitar investigar a los propios, y un lawfare positivo, para comenzar a perseguir a la oposición", remarcó.

El abogado Horacio Erbes, quien se desempeña como enlace parlamentario con el Colegio Público de Abogados de la Capital Federal, opinó que "si la Constitución no establece ningún mecanismo de mandato o remoción del Procurador, entonces queda a criterio de los legisladores".

"Los dos tercios es más que nada una construcción de la doctrina en el entendimiento de que aseguran la autonomía del Ministerio Público. Pero para mí eso no asegura autonomía a los fiscales ni al Procurador", finalizó. (Télam)