politica

Pietragalla destacó la solidaridad que hubo entre los países en el caso del represor Cavallo

Por Agencia Télam

31-10-2020 08:30

El secretario de Derechos Humanos de la Nación, Horacio Pietragalla Corti, advirtió hoy que el caso del represor Ricardo Miguel Cavallo, condenado por delitos de lesa humanidad tras ser detenido en México y extraditado desde España a Argentina, representa la "solidaridad entre países" para llevar adelante la "búsqueda de la justicia universal".

El funcionario expuso en la Visita de las Cinco organizada por el Museo Sitio de Memoria ESMA, que trató en forma virtual en sus redes sociales el Caso del represor Cavallo, con la participación de su directora, Alejandra Naftal, y la embajadora de Francia en Argentina, Claudia Scherer-Effosse.

En este encuentro también estuvieron el director de la Fundación René Cassin, miembro del Comité contra la Tortura de las Naciones Unidas, Sébastien Touzé, la jurista francesa y activista de DDHH, Sophie Thonon, y el periodista Juan Gasparini, sobreviviente de la ESMA, mientras que los cronistas en esta oportunidad fueron el periodista y escritor Eric Domergue y el dibujante Miguel Rep.

"Este caso es un símbolo de lo que significó los años de impunidad, la complicidad civil en la dictadura, pero también la solidaridad entre países para llevar adelante la búsqueda de la justicia universal entre países que no quieren permitir que personas que cometieron delitos de lesa humanidad puedan circular en el mundo y esos casos queden impunes", señaló Pietragalla Corti.

El funcionario consideró que la extradición de Cavallo "se da en un contexto y momento histórico que va a quedar en la historia" de los derechos humanos, que "a partir de la llegada de Néstor Kirchner a la presidencia, el Estado asume "un reclamo histórico de los organismos de derechos humanos en Argentina".

"Cualquier presidente que gobierne de acá en adelante no puede decir que los organismos de derechos humanos son un curro, no puede poner en duda la cifra de detenidos desaparecidos en la dictadura", subrayó el funcionario.

La Visita de las Cinco fue presentada por Naftal, quien leyó un saludo del embajador argentino en Francia, Leonardo Constantino, que recordó que el presidente Alberto Fernández, en la visita oficial que realizó a ese país en febrero pasado, solicitó a su par galo, Emmanuel Macron, el retiro de la condecoración otorgada por esa nación a Cavallo en 1985.

La embajadora de Francia en Argentina, por su parte, recordó como fue el retiro de esa condecoración y sostuvo que en 2010, el periodista Juan Gasparini había alertado sobre el historial de Cavallo.

Scherer-Effosse destacó que Francia y Argentina "trabajamos juntos en los derechos humanos en muchos foros" y manifestó que esa representación "participa en la memoria viva" que constituye el acto que cada año se realiza en la Iglesia Santa Cruz por el secuestro y desaparición de las monjas francesas Alice Domon y Leonie Renee Duquet, ocurridas durante la última dictadura militar.

Gasparini, en tanto, relató el proceso por el cual tuvo acceso a la información sobre la condecoración a la Orden del Mérito que Cavallo tenía en Francia, y agradeció a la ministra de Justicia, Marcela Losardo, por haber recepcionado el reclamo de sus "compañeros de cautiverio" para que se le retire al represor esa distinción.

"Mis compañeros de cautiverio se organizaron y produjeron una declaración pública, y le pidieron a Losardo si podía intervenir para quitarle la condecoración a Cavallo", contó Gasparini.

Al término de su exposición desde Ginebra, Suiza, donde está radicado, Gasparini pidió "verdad, justicia, reparación, garantías de no repetición y memorialización para no olvidar".

Cavallo fue un oficial de la Marina, integrante del Grupo de Tareas de la Escuela de Mecánica de la Armada entre 1976 y 1981, estaba asignado en el sector de "Inteligencia" y fue el responsable del secuestro, tortura, violación, reducción a la servidumbre, y asesinato de miles de víctimas, entre ellas las monjas francesas Alice Domon y Leonié Duquet.

En 1981, la Marina lo trasladó a Francia como agregado naval en la Embajada argentina en París, donde se desconocía su papel durante la dictadura cívico-militar y en 1985, por razón de su cargo diplomático, recibió la Orden Nacional del Mérito.

Cinco años más tarde, Cavallo pidió el retiro de la Marina y comenzó su carrera empresarial en México, donde años más tarde fue detenido y trasladado a España, a requerimiento de la Justicia de ese país que lo buscaba por crímenes de lesa humanidad.

En 2008, Cavallo llegó extraditado a Buenos Aires, donde se habían reiniciado los juicios por lesa humanidad. (Télam)