politica

Pese al control de la lapicera en Buenos Aires, La Cámpora reducirá su cantidad de diputados nacionales

Más detalles en la nota

Por Agencia Noticias Argentina

02-07-2019 03:45

La Cámpora logró hacerse fuerte en el cierre de listas de la provincia de Buenos Aires, pese a lo cual verá reducida su tropa de diputados nacionales a partir del recambio legislativo de diciembre próximo. Como contrapartida, tiene inmejorables chances de aumentar su base en el Senado, en línea con la estrategia de Cristina Kirchner de negociar con los gobernadores los primeros lugares de las listas para la Cámara alta, de modo tal de tener un escudo de leales que la proteja de eventuales pedidos de desafuero, en el caso de que Mauricio Macri logre la reelección. En Diputados, pese a haber hecho "negocio" en la confección de las listas al ubicar seis integrantes dentro de los primeros 12, el problema que se le presenta a la agrupación liderada por Máximo Kirchner es que de las 28 bancas que posee, se le vencen 23. Según cálculos estimativos, a lo sumo podría conservar 17 de esas 23. A diferencia de la alianza Frente para la Victoria del 2015, el Frente de Todos que enarbolará la boleta presidencial Fernández-Fernández logró un marco de unidad bastante más amplio, lo cual llevó a la dificultad de tener que repartir la misma cantidad de bancas entre más socios: el Frente Renovador, el moyanismo y sectores del PJ que no estaban cuatro años atrás.

Los marginados por la lapicera fueron los intendentes del PJ pero también los socios naturales de La Cámpora en Unidad Ciudadana, como Nuevo Encuentro, que perderá la banca de Adrián Grana, cuyo mandato vence en diciembre. Todos los lugares que en cierres anteriores eran cedidos a otros sectores del llamado "kirchnerismo duro", en esta ocasión fueron monopolizados por La Cámpora, con el objetivo de atenuar al máximo posible la merma en la cantidad de diputados. En la agrupación kirchnerista discrepan con la lectura de que fueron favorecidos en el loteo de lugares, y alegan que en todo caso lo que recibieron es proporcional al desarrollo territorial que despliega la organización en Buenos Aires, sumado al peso electoral que tiene Cristina Kirchner en ese distrito, el más grande del país. Algunos de los diputados de La Cámpora que se irán después del recambio legislativo son Axel Kicillof, que compite para gobernador de Buenos Aires, Fernanda Raverta (quiere ser intendenta de General Pueyrredón) y Mayra Mendoza (candidata a jefa comunal de Quilmes). Para compensar parcialmente la pérdida, se sumarían a las huestes camporistas de Diputados Daniela Vilar y Florencia Lampreabe, que quedaron ubicadas en lugares "entrables" en la lista bonaerense. Los que renovarán con seguridad por Buenos Aires son Kirchner, Luana Volnovich, Eduardo "Wado" De Pedro y Andrés "Cuervo" Larroque, mientras que la banca de Rodolfo Tailhade corre serio peligro porque recién aparece en el puesto 17 de la lista, y depende de una histórica elección para conservarla. Otros diputados de La Cámpora en retirada son Martín Doñate de Río Negro y Matías Rodríguez de Tierra del Fuego, pero ambos compiten para acceder a bancas en el Senado. También La Cámpora resignará la banca del fueguino Martín Pérez, ya que fue electo como nuevo intendente de la ciudad de Río Grande. En el Senado, las cuentas son más tranquilizadoras para la agrupación cristinista, ya que a las bancas de la mendocina Anabel Fernández Sagasti y de la correntina Ana Almirón se sumarán, casi con seguridad, cinco legisladores: Matías Rodríguez y Eugenia Duré por Tierra del Fuego, Mariano Recalde por la Capital Federal, Stefanía Cora por Entre Ríos y Martín Doñate por Río Negro. SH/MG/OM (Noticias Argentinas)