politica

Ordenan seguir investigando a Viola y Miragaya, supuestos instigadores de operación contra Casanello

Por Agencia Télam

13-11-2020 03:45

La Cámara Federal porteña revocó hoy los sobreseimientos con los que habían sido beneficiados un abogado y un exfiscal y exespía acusados de haber orquestado una operación político-judicial para instalar la versión de que el juez Sebastián Casanello había estado en la Quinta de Olivos durante el final del gobierno kirchnerista, en 2015.

El tribunal de apelaciones ordenó seguir investigando si el abogado Santiago Viola -quien tuvo un paso fugaz en la defensa de Leandro Báez- y el fiscal Eduardo Miragaya, que renunció en febrero, fueron los instigadores de los falsos testimonios de los dos testigos truchos que dijeron haber visto a Casanello en la quinta presidencial.

La decisión fue adoptada, por mayoría, por la sala I de la Cámara Federal porteña, con los votos de los jueces Leopoldo Bruglia y Pablo Bertuzzi, mientras que su colega, Mariano Llorens, votó por confirmar los sobreseimientos, según surge del fallo de 22 páginas, al que accedió Télam.

"Consideramos que el sobreseimiento dictado resulta prematuro, correspondiendo adoptar un temperamento expectante, debiendo profundizarse la encuesta en el sentido indicado, así como también realizar toda otra medida que se estime prudente a fin de agotar la investigación", sostuvieron los jueces Bruglia y Bertuzzi.

"Estimamos pertinente también indagar en las circunstancias vinculadas a las reuniones que se habrían celebrado en las inmediaciones de la confitería "Exedra", de las cuales dio cuenta el periodista (Tomás) Méndez en su testimonio, para lo cual deberá recurrirse a las diligencias probatorias apuntadas por la querella en su memorial (geolocalización de los encausados y recolección de prueba testimonial)", sostuvieron los magistrados.

En la causa se investiga si Viola y Miragaya desplegaron conductas que determinaran a los testigos Gabriel Corizzo y Carlos Scozzino (que reconocieron haber mentido) para que se pronuncien con falsedad en la oportunidad de prestar declaración testimonial, cuando afirmaron haber visto a Casanello en Olivos.

Con esas declaraciones testimoniales, y con la difusión mediática de las falsas versiones, en su momento se pretendió instalar que Casanello debía ser apartado de las investigaciones por lavado de dinero contra Lázaro Báez porque su supuesta presencia en Olivos era la prueba de que no investigaría a la expresidenta Cristina Fernández de Kirchner.

A lo largo de la investigación, Viola había sido procesado por la Cámara Federal porteña (con el mismo voto mayoritario de hoy), luego desprocesado por la Cámara Federal de Casación Penal y, en agosto pasado, el juez Luis Rodríguez dispuso su sobreseimiento y el de Miragaya por considerar que no había elementos suficientes para sostener la acusación en su contra.

Esa decisión fue apelada por la querella del juez Casanello, representada por el abogado Nicolás Dálbora, que insistió en que había pruebas por realizar y que prevalecía la sospecha de que Miragaya -en ese momento personal de inteligencia- se había juntado con Corizzo, en compañía de Viola, justo antes de que declarara falsamente en apoyo de la versión fraudulenta.

En su declaración indagatoria, de hecho, Corizzo relató que se reunió con Viola en la confitería Excedra aunque no dijo haber sido instigado y que el encuentro fue a los fines de corroborar la información que decía tener y que de la reunión participó alguien identificado como el "fiscal", aunque dio una descripción que no coincidía con la de Miragaya.

Para la querella de Casanello, la huella sobre dicha reunión habría quedado registrada en un chat entre Miragaya y otro exagente de inteligencia –Carlos Sidrás- dados a conocer por el periodista Tomás Méndez, en su programa televisivo en el canal C5N, en los que se hacía referencia al encuentro: con medidas de geolocalización se podría comprobar si tal encuentro se produjo y quiénes asistieron. (Télam)