politica

Murió en Buenos Aires David Galante, sobreviviente del Holocausto

Por Agencia Télam

27-07-2020 07:00

David Galante, un sobreviviente del Holocausto, murió hoy a los 93 años en Buenos Aires, adonde había llegado junto a su hermano al finalizar la Segunda Guerra Mundial, en la que los nazis asesinaron a seis millones de judíos.

Galante nació en abril de 1927 en la isla de Rodas (Grecia) e integraba una familia sefaradí, de la cual la mayoría de sus integrantes fue asesinada por el nazismo.

En un acto por la Shoá varios años atrás dijo: "Hay algo que recuerdo por sobre todas las cosas y es la voz de los moribundos que antes de entregar su alma me decían 'sálvate David. Sé fuerte. Salí de acá y cuéntale al mundo lo que viste, lo que nos han hecho y lo que nadie, ni en su peor pesadilla, podrá jamás imaginar. Sálvate y lleva tu recuerdo por el mundo, para que nuestra muerte no sea en vano y nuestra memoria sea honrada por las generaciones venideras".

Sobre sus progenitores, decía que "trabajaban denodadamente para poder llevar el alimento a la mesa familiar, y así poder subsistir", hasta que los nazis ocuparon en 1943 las Islas del archipiélago Dodecaneso, a la que pertenece Rodas.

La Agencia Judía de Noticias (AJN), que informó el deceso de Galante, recordó que en un acto en el Museo del Holocausto-Shoá en 2005 Galante contó que a mediados de 1944 fueron enviados de Rodas al campo de exterminio de Auschwitz "en unas barcazas infames" en las que iban "los 1.800 judíos de Rodas y Cos hasta el puerto del Pireo",

"Hacinados, sin comida, sin agua y sin ilusiones, vi a los barcos aliados mantenerse inmóviles ante nuestro paso hacia la muerte, sin oponer la menor resistencia. Vi unos trenes que nos esperaban al llegar a Grecia. 'Ocho caballos u ochenta personas', decía la inscripción en el exterior del vagón", rememoró.

También contaba que había sobrevivido "casi por milagro", ya que de aquellas 1.800 personas "unos 300 quedamos para el trabajo y al resto los eliminaron desde el principio, entre ellos a mis padres".

De esas 300 personas sobrevivieron 160, ya que el resto murió trabajando, de hambre, de frío o por las enfermedades letales que contraían en los campos de concentración.

"Al poco tiempo de estar allí, nos dimos cuenta de lo que pasaba en los crematorios. El viento traía las cenizas y se nos venían encima los restos de los cuerpos", explicaba. Los nazis asesinaron a sus padres y a tres hermanas.

Cuando los aliados vencieron a los nazis y liberaron a los prisioneros, Galante volvió a Rodas. Allí, a través de Radio Vaticano -que difundía los nombres de los sobrevivientes- escuchó que mencionaban a un hermano y fue a buscarlo a Roma. Desde allí se embarcaron como polizontes a Buenos Aires, donde ya vivía otro hermano desde antes de la guerra.

Galante -a quien los nazis le tatuaron en un brazo el número B 7328- contaba que en esa época estaba vigente una circular 11 del Ministerio de Relaciones Exteriores argentino, que había sido firmada por el presidente Roberto Ortiz, según la cual no se daban visas a "personas que hubiesen sido expulsadas de su país por sus ideas políticas u origen racial".

Entonces los hermanos Galante trabajaron indocumentados hasta que se les permitió la regularización. Igual, estuvieron 15 días detenidos por haber llegado a la Argentina como polizontes.

La circular de Ortiz -firmada además por el canciller José María Cantilo- fue derogada recién en 2005 por el canciller Rafael Bielsa, durante el Gobierno de Néstor Kirchner.

Padre y abuelo (tuvo dos hijos y dos nietos), David Galante decía: "Mi vida fue distinta, como una liberación. Como si mi liberación real hubiera sido cuando pude empezar a hablar".

"Tenía que madurar, tenía que hacer la resiliencia. Eso fue lo que pasó, y cuando por fin pude hablar, después de 50 años, cuando pude hacerlo, todo fue de otra manera. Mi vida fue distinta, como una liberación. Como si mi liberación real hubiera sido cuando pude empezar a hablar. Además, no había muchos que quisieran escuchar lo que teníamos para decir, no creían lo que contábamos, así que opté por el silencio", dijo en una entrevista con Conclusión.com.ar.

Su historia quedó plasmada en un libro que tituló "Un día más de vida. La odisea de David Galante".

(Télam)