politica

Maxi Abad competirá contra Posse en octubre para definir quién conducirá el radicalismo bonaerense

Por Agencia Télam

19-07-2020 03:15

Si el aislamiento social obligatorio lo permite, la UCR bonaerense elegirá a sus nuevas autoridades en octubre próximo, y los dos sectores en pugna ya muestran movimientos para conseguir quedarse con la mayoría partidaria en un distrito que será crucial para el perfil que tomará Juntos por el Cambio (JxC) en los comicios legislativos de 2021.

Desde hace varios meses, el oficialismo que hoy encabeza el exvicegobernador Daniel Salvador ungió al jefe del bloque de JxC en la Legislatura bonaerense, Maximiliano Abad (del riñón de Ernesto Sanz), como su sucesor. Del otro lado, el intendente de San Isidro, Gustavo Posse, apoyado por sectores variados, desafiará a esa conducción que acompañó la gobernación de María Eugenia Vidal en suelo bonaerense.

Estos meses encuentran a Posse demasiado ocupado con la pandemia como para avanzar en su candidatura. Sin embargo los sectores que lo acompañan trabajan a toda máquina y él no oculta que "cuando llegue el momento" buscará "la renovación mediante el voto del afiliado", según confirmó a Télam.

"Desde el primer segundo convocamos a la renovación ideológica, con vocación frentista. Pero Juntos por el Cambio pierde potencia con un radicalismo débil, manejado desde afuera, sin personalidad", definió el intendente.

"Nuestra renovación busca darle vigor a JxC desde el crecimiento partidario", sostuvo y agregó que "cuando pase la pandemia necesitamos que ese 40% que nos votó nos encuentre competitivos, por eso hay que renovar el radicalismo".

Posse es de la idea de que el 11 de octubre, el día dispuesto por el oficialismo para la elección "no debe ser una fecha fija, sino flexible", porque dirigentes y militantes hoy están abocados a "la conmoción nacional" que provoca el coronavirus.

Por su parte, Abad reparte sus días entre la Legislatura bonaerense y el partido, con viajes constantes a La Plata desde su Mar del Plata, donde vive desde los 4 años.

"Hay que sostener a JxC para construir alternativa y alternancia en la Argentina", sostuvo Abad en diálogo con esta agencia. "Tuvimos, tenemos y vamos a seguir teniendo diferencias, pero la unidad es estratégica", define en el mismo sentido.

Entre sus propuestas remarca "un programa interno con reglas de juego claras para definir candidaturas" con sus socios de JxC y "usar la tecnología en provecho propio", con los usos nuevos que mostró las pandemia, para unir a una provincia muy extensa territorialmente.

Sobre las críticas del otro sector, que siempre apuntan a un radicalismo sumiso al PRO, recuerda que entraron a la coalición "con un radicalismo débil", mientras ahora "viene la etapa de liderarla".

"Pasamos de tener 11 intendentes (en 2015) a tener 32, crecimos en diputados y concejales y normalizamos la Juventud Radical", planteó Abad sobre los últimos 4 años.

Además celebra porque "se cumplió un año desde que pusimos la paridad de género en cargos electivos y partidarios, y no por una moda, sino porque estábamos convencidos".

A tono con eso, ya eligió a Érica Revilla, intendenta de General Arenales y la única jefa comunal de la UCR bonaerense, como su compañera de fórmula.

El Comité Nacional de la UCR y los bloques legislativos del Congreso Nacional ven con buenos ojos a este sector, pero la que lo plantea con todas las letras es la vicepresidenta del partido, la legisladora bonaerense Alejandra Lordén.

"El radicalismo bonaerense está dando un debate que va mucho más allá de una elección partidaria provincial. La propuesta de Maxi Abad y Érica Revilla sintetiza la fuerza territorial y programática de un partido que no se esconde, que quiere ser protagonista de la reconstrucción de la Provincia", afirmó a Télam.

"La clave, más allá de los resultados, es amalgamar los aportes de cada sector del partido, para hacernos fuertes allí donde el Gobierno hace agua: la unidad, cohesión y visión del radicalismo harán la diferencia", indicó Lordén.

En el sector que sostiene a Posse y plantea la renovación se ubican Federico Storani, Juan Manuel Casella y media docena de intendentes. Como novedad, Evolución, la fuerza porteña de Martín Lousteau, debutó en la provincia y coordina estrategias conjuntas con el sanisidrense.

"Debemos cambiar la lógica de construcción política de los últimos 4 años, no sólo como se discute el marco ideológico sino también cómo se acompañan los liderazgos partidarios de la provincia", señaló Pablo Domenichini, rector de la Universidad Nacional de Almirante Brown y jefe de Evolución en Provincia.

Para el referente del Lousteau y el sector del radicalismo porteño referenciado en Franja Morada y cercano a Enrique "Coti" Nosiglia, "hubo una buena gestión de Vidal, pero el partido no aportó la suficiente", mientras ahora aspiran a "un protagonismo como socio pleno".

Por ahora, y si la pandemia comienza a dar respiro, el 11 de octubre será la fecha para dirimir cuál de los dos sectores conducirá el radicalismo bonaerense. (Télam)