politica

Ledesma y el recuerdo vivo de la lucha de Olga Aredez en los tiempos de la pandemia de coronavirus

Por Agencia Télam

21-07-2020 04:15

El Centro de Acción Popular Olga Márquez de Aredez (Capoma) es un organismo de derechos humanos heredero de la labor de Olga Aredes (escrito con ese en los juicios) y también de la labor de su esposo, el médico Luis Aredez, secuestrado dos veces en Libertador General San Martín y finalmente desaparecido, por enfrentar como profesional de la salud al ingenio Ledesma y los abusos de la empresa azucarera con sus trabajadores y con sus familias.

Una paradoja de la historia es que sea hoy Capoma, la organización creada por Olga Aredez, la que además de acompañar a los ex presos políticos y víctimas de la dictadura y además de denunciar los nuevos hechos de violencia institucional, esté señalando los incumplimientos de Ledesma y del Gobierno provincial de Gerardo Morales en relación con el azote del Covid19.

“Ledesma incumple con los protocolos nacionales y provinciales. No controla. No testea. Hoy tiene más de 50 infectados por el coronavirus dentro de la empresa”, dice Julio “Gitano” Gutiérrez, titular de Capoma.

“Hoy la producción de las plantas debería reducirse a un 50%, como es en todo el mundo, para que los trabajadores no estén tan expuestos al contagio y a la circulación del virus. La empresa le soba el lomo al Gobierno diciéndole que ha contratado dos hoteles para atender a los contagiados, cuando si hubieran hecho los controles reales no habría habido necesidad de buscar camas ni hoteles”, apuntó Gutiérrez.

En ese sentido, el dirigente de Capoma indicó que “el Gobierno provincial también tiene descuidada la salud de los jujeños".

"Construyó un hospital de campaña sin equipamiento. Era un módulo que estaba abandonado en una mina del Norte. Cuando explotó el virus, hubo 45 médicos y enfermeros infectados y en cuarentena, sin camas ni elementos para atenderlos", remarcó.

"Después, la infección saltó a la policía y se repitió el cuadro. No podían hacer la cuarentena. Y ahora el descuido llegó a los penales donde hay presos comunes que carecen de atención”, observó.

Gutiérrez afirmó que Ledesma "tiene que entrar toda en cuarentena mínima de 14 días, para desinfectar las instalaciones y los trailers".

"Acá hay trabajadores de más de 60 años que están yendo a la zafra, porque la empresa no quiere parar. Entran vehículos de todas las provincias, sin control sanitario”, puntualizó.

Los dichos de Gutiérrez son refrendados por el Sindicato de Obreros y Empleados del Azúcar del Ingenio Ledesma, que ha intimado por carta documento a la empresa y a la ART por la desprotección en la que se encuentran los trabajadores.

Ledesma repite conductas del pasado y las representaciones sindicales se ven obligada a repetir las luchas del pasado, pero en un contexto en el que no hay dictadura militar y avanzan los juicios de lesa humanidad. (Télam)