politica

Larroque, tras el desalojo en Guernica: No queríamos esa resolución, es algo que a nadie le gusta

Por Agencia Télam

31-10-2020 03:00

El ministro de Desarrollo de la Comunidad bonaerense, Andrés Larroque, dijo hoy que, tras el desalojo de los terrenos ocupados en la localidad bonaerense de Guernica, el Gobierno provincial avanzará en el "plan integral de hábitat y vivienda para generar una solución estructural a un problema que viene desde hace muchos años".

En una entrevista con Télam, Larroque admitió que pasó "horas difíciles" por los sectores que obstruyeron una resolución pacífica en la toma del predio de Guernica, y reconoció que no deseaban esa situación.

"El trabajo se hizo cuidando que no sucediera nada que tuviéramos que lamentar. No queríamos esa resolución del desalojo, porque es algo que a nadie le gusta", aseveró el funcionario provincial en la entrevista, en la que realizó un balance de su gestión en el conflicto.

- Télam: ¿Cuál era la problemática de las familias que tomaron el predio de Guernica y aceptaron el desalojo pacífico?

- Larroque: Estamos asistiendo a 732 familias que firmaron el acuerdo de una salida pacífica del predio tomado y también escuchando a otras familias. Muchas de las que estamos conteniendo nos manifestaron que no tenían conocimiento de todo este tipo de cosas. En un sector de las organizaciones no hubo voluntad de difundir todo lo que el Estado estaba planteando. La mayoría de la gente que participó de la toma no estaba en situación de calle, sino que tenían problemas de hacinamiento en sus viviendas de origen, porque son familias jóvenes, que se agrandan porque tienen hijos y necesitan expandirse.

Por otra parte, había personas que estaban alquilando y no pudieron afrontar el costo de ese alquiler. Por lo tanto, la mayoría de la gente no pasaba la noche en la toma: sí cuidaba permanente el terreno, lo había marcado y lo protegía.

- T: ¿A dónde fue la gente que firmó el acuerdo de un desalojo pacífico?

- L: Muchos se ubicaron en su vivienda de origen, otros en la casa de un familiar de manera transitoria. A muchos les ofrecimos mejoras habitacionales o alguna asistencia en el caso de los que alquilaban para poder abonar temporalmente los alquileres.

- T: ¿Cuándo llegó al predio tomado por primera vez, ¿qué observó?

- L: La toma era muy compleja. Me instalé en Guernica hace casi 60 días. Comenzamos a desarrollar mesas de diálogo para tratar de resolver la situación. La idea era generar un canal de diálogo permanente y empezar a resolver la situación. En el transcurso de este proceso, el Gobernador (Axel Kicillof) nos dio instrucciones claras de que buscáramos todo tipo de solución pacífica para evitar lo que ocurrió, que lamentablemente no se pudo evitar. El Gobernador presentó un plan integral de hábitat y vivienda para generar una solución estructural a un problema estructural que viene desde hace muchos años. Ese plan contempla establecer un banco de tierras y un registro de oferta de suelo del Estado provincial, que no existe en este momento, y administrar la demanda habitacional para empezar a responder este tipo de situaciones.

- T: ¿Los ocupantes de los terrenos estaban respaldados por organizaciones sociales?

- L: La representación de la toma estaba integrada por una mesa de ocho organizaciones y no todas pensaban igual. Algunas, incluso no eran contempladas en esa mesa, pero también estaban interviniendo lateralmente y, además había un grupo de delegados y delegadas bastante grande. Puse una oficina móvil para poder trabajar y en un momento quisieron prenderle fuego. Era evidente que existía esa intencionalidad de que el Estado no tuviera interlocución directa con cada familia. Fuimos a generar el diálogo y comenzamos a tener muchas reuniones. Algunas eran con 25 personas y eso complejizaba mucho la articulación porque no había una interlocución unificada. Ellos sabían que desde el 15 de octubre estábamos en período de desalojo, después de que yo pidiera dos prórrogas. A partir del 15 de octubre, le veníamos solicitando al fiscal Juan Cruz Condomí Alcorta que nos dieran tiempo. Pero lo cierto es que había un punto límite, que era el martes a la noche, para firmar el acuerdo. Las organizaciones no vinieron. Logramos acordar con 732 familias, que salieron en el proceso de diálogo durante estos 40 días, y quedaba un remanente al que, por supuesto, vamos a seguir conteniendo. Sé que algunas están alojadas en los paradores que dispusimos para contener esta situación.

- T: ¿Hasta cuando va a quedarse en Guernica?

- L: Un tiempo más. La idea es brindar soluciones a quienes necesitan un lugar para vivir.

(Télam)