politica

La Legislatura porteña tratará medidas de alivio fiscal que la oposición estima como insuficientes

Por Agencia Télam

15-07-2020 05:15

La Legislatura porteña tratará en la sesión de mañana un paquete de medidas de ayuda fiscal, que incluye la condonación de pago del ABL durante dos meses, para comercios que hayan sido declarados como no esenciales durante el aislamiento social y hayan tenido que mantenerse cerrados.

La iniciativa presentada por el Ejecutivo porteño -que de no mediar inconvenientes inesperados será aprobada mañana- beneficiará a cerca de 110 comercios y tiene un costo fiscal aproximado de 600 millones de pesos, según comentó a Télam el presidente de la comisión de Presupuesto, Claudio Romero (Vamos Juntos).

Sin embargo, diputados de distintos bloques opositores ya adelantaron que entienden a las medidas "como parciales e insuficientes", al tiempo que le piden al gobierno de Horacio Rodríguez Larreta "un mayor esfuerzo" para acompañar a trabajadores y a pequeños comerciantes, formen o no parte de la economía formal.

Romero explicó a esta agencia que se trata de un “principio de un alivio” y señaló que “en algún momento se deberán tomar otras medidas” de ayuda, pero que se prefiere avanzar gradualmente ya que “aún no se sabe en qué parte de la crisis” se encuentran el país y la Ciudad, desconociendo qué impactos futuros pueden sobrevenir sobre la recaudación.

“El 80 por ciento de los recursos de la Ciudad tienen que ver con Ingresos Brutos, ABL y patentes. Nosotros no podemos imprimir billetes y la Ciudad recibe el 1,4 de la coparticipación federal. Se han visto reducidos los ingresos y no hemos recibido casi ninguna ayuda económica directa del Gobierno nacional”, señaló Romero.

Desde el Frente de Todos ya habían manifestado reparos a la iniciativa y la diputada Claudia Neira señaló a Télam que “las medidas son muy acotadas e insuficientes” ya que, según entiende, al menos debieran ser por un período de 4 meses y tener en cuenta a aquellos comercios que quizá pudieron abrir sus puertas pero vieron caer sus ventas.

Ampliar estas medidas e incluir a comerciantes informales con alguno de los proyectos presentados por su bancada serían, según la diputada, "gastos afrontables con los recursos que aún hoy tiene la Ciudad".

“Cuando uno recorre el Boletín Oficial sigue habiendo gastos que podrían omitirse o dirigirse a otros sectores, comercios, clubes de barrio, actores culturales”, apuntó Neira.

Desde UCR-Evolución, el diputado Juan Nosiglia consideró en diálogo con Télam que se trata de “una buena iniciativa del Ejecutivo y bien enfocada en los sectores que hoy están más comprometidos, comercio, gastronomía y hotelería, el sector genera el 70% del empleo registrado en el sector privado en la Ciudad".

“En servicios hay otros sectores a los que hay que atender también con urgencia, y creo que hay que incorporar a independientes y autónomos y a la industria manufacturera y la construcción”, reconoció Nosiglia, impulsor de una iniciativa en la que se pide al Gobierno nacional la condonación de deudas de luz, agua y gas y que se exima a las pymes del pago total o parcial hasta el fin del aislamiento social, preventivo y obligatorio.

“La Ciudad estima que perderá 80.000 millones de sus ingresos como producto de la crisis. Por eso el Estado Nacional tiene la responsabilidad más importante en el desarrollo de estas políticas: en el primer semestre del año emitió más de 1 billón de pesos y nosotros pensamos que buena parte de esos recursos debe ir dirigido a evitar que cierren más pymes en el país, a rescatar a los sectores productivos y al trabajo”, agregó el diputado.

Por su parte, el diputado Gabriel Solano (Partido Obrero-FIT) sostuvo que la Izquierda no comparte que el proyecto del Ejecutivo “no tenga una segmentación” y que “no es lo mismo un negocio de barrio que se mantuvo cerrado que una gran cadena comercial que, aunque no pudo abrir, siguió vendiendo”.

“El propio gobierno de la Ciudad que tiene virtualmente suspendidas las paritarias. A un trabajador se le paga en cuotas el aguinaldo y a una gran cadena se le dan beneficios impositivos”, añadió.

En declaraciones a Télam, Solano aseguró compartir que se le den beneficios a “los negocios pequeños” y que debieran “no limitarse a estos que el gobierno ofrece”.

“La Ciudad no está tomando medidas de apoyo a los trabajadores y a los sectores más postergados”, remarcó el legislador del FIT.

Según el dictamen de mayoría firmado en la comisión de presupuesto, de aprobarse la norma se dejaría "sin efecto la obligación de pago" del Impuesto Inmobiliario y ABL de los meses junio y julio de 2020 a los locales comerciales no esenciales.

También podrán gozar del derecho los locales de actividades gastronómicas, hotelería, alojamiento, pensiones, geriátricos, albergues transitorios o moteles.

Además se condonará el gravamen por "Uso, Ocupación y Trabajos en el Espacio Público". (Télam)