politica

Gobierno porteño propone cambios a la ley de juego on line

Por Agencia Télam

04-09-2020 05:15

El Gobierno porteño presentó hoy en la Legislatura un proyecto para modificar la ley que regula el juego on line y propuso la habilitación a la explotación de las apuestas virtuales a las empresas de juego presencial, que hasta ahora están impedidas.

La iniciativa contempla además la disposición de "ficha limpia", que prohíbe la entrega de licencias a personas con procesamiento firme o elevación a juicio en delitos como lavado de dinero y trata de personas, entre otros.

El expediente ingresó al Parlamento porteño y contiene una serie de cambios a dos resoluciones de Lotería de la Ciudad de Buenos Aires (Lotba) del 2018 y 2019, en relación a la normativa que dispone los juegos on line.

Este sistema de apuestas que se realizan a través de plataformas virtuales, aún no comenzó a operar en el ámbito capitalino pero que, de acuerdo a fuentes porteñas, podría activarse en el último trimestre del 2020.

La iniciativa de Lotba elevada a la Legislatura se da en paralelo a la presentación de seis empresas que apuntan a obtener un permiso de explotación de ese tipo de apuestas sobre las cuales el Gobierno de la Ciudad pretende recaudar unos 500 millones de pesos por año en impuestos.

"El juego on line clandestino se quintuplicó desde el inicio de la pandemia, por lo que es necesario su regulación", advirtieron fuentes del Gobierno local al ser consultados por la propuesta de Lotba y deslizaron que también buscan dar respuesta a las empresas que explotan el juego presencial en salas que permanecen sin actividad desde el 20 de marzo por el aislamiento obligatorio para frenar el coronavirus.

Ese es el caso del Casino Flotante y del Hipódromo de Palermo que están cerrados desde esa fecha, por lo que, como consecuencia a la parálisis del sector, pidieron ser incluidas en la explotación del juego on line.

El requerimiento responde a que en la ley actual están impedidas por Lotba que determinó, años atrás, que no podrían ser titulares de un permiso quienes ya tenga salas de juego presencial.

En el texto presentado ante la Legislatura, Lotba propone que sea retirada la negativa y sostiene, como motivo, que la prohibición "se constituye en un obstáculo para asegurar la efectiva vigencia de los postulados de participación, concurrencia y libre competencia que debe presidir la Convocatoria Pública a integrar el Registro de futuros agentes".

Por otro lado, se incorporó el concepto de "ficha limpia" con la inclusión dentro del listado de inhabilitados a tener un permiso a "las personas con procesamiento firme o elevación a juicio por delitos como la trata de personas, terrorismo o tráfico de drogas, personas o armas, o lavado de activos o por delitos comprendidos en la Convención Interamericana contra la Corrupción o aquellos delitos donde el sujeto pasivo sea la Administración Pública".

En la norma actual, solo se impedía a quienes fueron "condenadas mediante sentencia firme dentro de los dos años anteriores a la fecha de la solicitud del título habilitante, por delito contra la salud pública, de falsedad, de asociación ilícita, de contrabando, lavado de dinero, contra el patrimonio y contra el orden socioeconómico, contra la Administración Pública y la Seguridad Social, así como por cualquier infracción penal derivada de la gestión o explotación de juegos para los que no hubieran sido habilitados".

Según fuentes legislativas, la segunda reforma fue a pedido de los legisladores de Confianza Pública, que responden a nivel nacional a Graciela Ocaña; y de la Coalición Cívica, que se referencian en Elisa Carrió.

En tanto, en la Legislatura porteña avanza el debate en las comisiones de Desarrollo Económico y Salud de una decena de expedientes que coinciden en postular distintas medidas para la prevención de la ludopatía, un trastorno de adicción a las apuestas y juegos de azar.

Entre las propuestas se incluye la regulación en algunos casos y la prohibición, en otros, de la publicidad de los juegos de azar en todo el territorio porteño; así como la creación de un Registro de Autoexclusión voluntario para los apostadores. (Télam)