politica

Fuks resaltó el diálogo para resolver un problema que lleva tres años y medio

Por Agencia Télam

31-08-2020 12:00

El secretario de Articulación Federal del Ministerio de Seguridad, Gabriel Fuks, sostuvo hoy que existen problemas sin resolverse entre las comunidades de pueblos originarios con una parte de vecinos de Villa Mascardi y de Bariloche y con el Gobierno de Río Negro, pero aseguró que "de ninguna manera" esas disputas por territorios, que llevan años, "se resolverán con actitudes virulentas o violentas".

“Acá hay un problema que ya lleva tres años y medio, que no es de ahora, porque parece que este conflicto comenzó esta semana o en el comienzo de nuestro Gobierno", dijo Fuks, quien recordó que no se trata de tierras privadas ocupadas sino que son parte de un parque nacional y que durante la anterior gestión el conflicto allí terminó con la vida de Rafael Nahuel.

En ese marco, el funcionario dio cuenta del las gestiones que realizan desde hace "tres o cuatro meses" para procurar "acercamientos" a través del diálogo.

"Se está tratando de solucionar lo que hace tres años y medio atrás no se pudo resolver con las balas, porque como decía el viejo cuento, 'cuando me desperté el dinosaurio estaba ahí', con las balas y tres años y medio atrás, hoy el problema sigue y sin resolverse", afirmó Fuks.

En este marco, precisó: "Nosotros hace muy poco tiempo, tres o cuatro meses, empezamos a desandar un camino para tratar de bajar los niveles de violencia en la zona y llegar a algún tipo de acercamiento".

"Hemos hablado con los distintos referentes, con el obispo, con las comunidades mapuche que se enfrentan con esta otra comunidad; hablamos con la comisionada local y con el Gobierno de Río Negro", puntualizó Fuks.

En tanto, el referirse al caso de la muerte de Rafael Nahuel durante un operativo realizado el 25 de noviembre de 2017, en la localidad de Villa Mascardi, en Río Negro.

En ese sentido, Fuks dijo que "la Justicia aún hoy no ha terminado de definir" si la figura de la muerte de Rafael Nahuel "finalmente fue asesinato" y aclaró que las situaciones de violencia en ese territorio patagónico "no empezaron ahora".

El sábado, vecinos de la Villa Mascardi y Bariloche realizaron una caravana de protesta con vehículos e intentaron llegar al la sede del Automóvil Club (ACA) de Mascardi a metros del asentamiento de las familias mapuche, un conflicto territorial que comenzó a mediados de 2017.

En este marco, Fuks recordó que la Gendarmería fue retirada del Parque Nacional por la entonces ministra de Seguridad Patricia Bullrich "y no por la decisión del actual Gobierno".'

"Nuestro Gobierno está tomando decisiones para profundizar el diálogo de todas las partes; yo he estado en cuatro oportunidades en la zona", consignó el funcionario del Ministerio de Seguridad.

Asimismo, reconoció que lo que sucedió el sábado con la caravana de autos "es otro tema" y respondió a "una convocatoria a marchar" hacia "una zona en donde existe tensión de forma permanente".

"Ha habido una convocatoria por las redes sociales de un sector de la comunidad de Bariloche y de la Villa Mascardi con mucho nivel de virulencia", dijo y agregó que él fue destinatario de amenazas como "´hay que matarlos' y 'hay que armarse'" y que este repunte de la violencia "responde a las noticias que trascienden y que hablan (de que los mapuches) están armados o que fabrican armas caseras".

"Nosotros lo que hicimos fue presentar una denuncia preventiva ante la fiscalía de Bariloche, explicitando que esa movilización venía rodeada de todo ese tipo de situaciones (con consignas violentas) y advertimos a la fiscal que es una zona donde la violencia está instalada, donde ya ha habido muertos, balas y heridos".

El funcionario dejó en claro que "nunca" se señaló "absolutamente a nadie de los que marchaban, ni a nivel local (contra las comunidades originarias) ni a nivel nacional (contra la cuarentena y la vacuna contra el coronavirus)".

"Nosotros no tenemos problemas, independientemente del tipo de diferenciación que tengamos o de la forma de pensar sobre los motivos de las marchas. Pero cuando alguien llama a marchar y dice hay que matarlos a todos y hay que meter bala, nos preocupa; estamos hablando de vecinos de una comunidad pequeña, donde el sábado marcharon con 80 autos", precisó Fuks. (Télam)