politica

Exdueño de constructora dijo que la venta a Lázaro Báez fue por decisión propia

Por Agencia Télam

25-08-2020 01:45

Uno de los ex dueños de la constructora santacruceña "Loscalzo y Del Curto" sostuvo hoy que la venta de esa firma a Lázaro Báez fue decisión suya y que nunca trató en persona con el acusado ni con nadie de "Austral Construcciones".

"En ningún momento tuvimos trato con nadie de Austral Construcciones" durante el proceso que culminó con la venta de su empresa a la de Lázaro Báez, entre 2005 y 2006, declaró hoy como testigo José Luis Del Curto, en el juicio por el presunto direccionamiento de la obra pública en Santa Cruz.

"Austral Construcciones no existía, no era nada, empezó con nada. Nosotros teníamos desde el año 95 la empresa y ellos empezaron en el 2003 con un crecimiento muy exponencial. No sé por qué motivos pero bueno obviamente ganaban las obras", recordó.

Al declarar a través de la plataforma Zoom desde el Tribunal Oral de Río Gallegos, Del Curto sostuvo que "ni siquiera le conocía la cara a Lázaro" y que los contactos para concretar la venta fueron con su escribano Leandro Albornoz.

Del Curto y el hijo de su exsocio Osvaldo Loscalzo, fallecido en un accidente de tránsito entre El Calafate y Río Gallegos en agosto de 2005, Nicolas Loscalzo fueron convocados como testigos a pedido de la fiscalía en el juicio que se sigue a la expresidenta Cristina Kirchner, a Báez, al exministro de Planificación Julio De Vido y al exsecretario de Obras Públicas José López, entre otros.

"Quiero vender todo, hacerme un hostel e irme a vivir a Calafate, estoy cansado de pasar sobres por abajo de la mesa", recordó Nicolás Loscalzo que le dijo su padre Osvaldo en una conversación telefónica antes de morir, sobre su deseo de vender la constructora.

El hijo del fundador de "Loscalzo y Del Curto" vivía y estudiaba en La Plata en ese momento.

"Yo tenía 21 años, vivía en un frasco de mayonesa, perdón la expresión" y contó que tras la muerte de su padre "era imposible llevar adelante la empresa".

"Entiendo que mi padre en su momento tenía la idea de vender y cuando falleció no daba para seguir trabajándola", explicó.

Luego recordó ese diálogo telefónico con su padre pero aclaró no saber "a quién le pasaba sobres por abajo de la mesa".

A su turno, Del Curto también refirió que tras la muerte de su socio "no tenía más ganas de estar en la empresa, no quería saber más nada" y avanzó con las negociaciones de venta que habían iniciado junto a Loscalzo antes de su muerte.

"Austral Construcciones" manifestó interés en la operación, concretada por un millón de pesos.

"Ni siquiera le conocía la cara a Lázaro, en ningún momento nos sentamos frente a frente ni con Lázaro ni con nadie de Austral", agregó el testigo ante los jueces Rodrigo Giménez Uriburu, Jorge Gorini y Andrés Basso, quienes realizan la audiencia en los tribunales federales de Retiro y las demás partes que se conectan de manera remota.

Al ser preguntado por el fiscal Diego Luciani por los motivos de venta de la empresa, Del Curto explicó que su socio quería irse a vivir a Calafate, donde construyó el hostel y él no quiso seguir solo o con un nuevo socio porque la firma "había nacido por su amistad".

"Estábamos ajustando el número de venta a Austral Construcciones y de golpe fallece mi socio" recordó sobre el accidente en la ruta, en el que también murió la beba de un año de Loscalzo y su esposa quedó herida.

Las declaraciones vinculadas a la venta de "Loscalzo y Del Curto" a "Austral Construcciones" provocaron planteos de las defensas de los acusados en relación a las preguntas de la fiscalía y advertencias de posible "autoincriminación" de los testigos.

Pero el Tribunal descartó los argumentos y permitió la continuidad de los interrogatorios.

El juicio continuará el próximo lunes con las declaraciones de otros empresarios que vendieron sus firmas a "Austral Construcciones". (Télam)