politica

El retorno de la democracia a Bolivia abre una agenda de integración

Por Agencia Télam

07-11-2020 05:00

Por María Carolina Moises, diputada nacional del Frente de Todos por Jujuy, licenciada en Ciencias Políticas.


El retorno de la democracia en Bolivia, conseguida a partir de la resistencia popular organizada, abre las puertas a la recuperación de una agenda de integración regional entre nuestros países, gravemente dañada durante la ilegítima administración de la golpista Jeanine Añez.

Desde las batallas contra los realistas para alcanzar la independencia, hasta los procesos de complementación política, económica y social durante los mandatos de Evo Morales y Néstor y Cristina Kirchner, décadas de mancomunión entre los pueblos argentino y boliviano jalonaron nuestra rica historia común.

La asunción presidencial de Luis Arce en el país hermano abre un nuevo tiempo en las relaciones políticas entre los países del subcontinente, en las que el rol que jueguen Argentina y Bolivia equilibrará el brusco giro a la derecha producido en la región en los últimos cinco años.

Comienza una nueva etapa en la construcción de consensos multilaterales, que deberán expresarse en foros como el Mercosur, la Unasur, la Celac y la Aladi.

No obstante, el rol del multilateralismo a nivel mundial hoy se muestra en crisis. Al fracaso de los organismos internacionales en la gestión de la pandemia, se suman las incertidumbres de la Unión Europea y la parálisis del Mercosur en nuestra región.

Se inaugura, entonces, un escenario para trabajar la integración desde el nivel local, como estrategia que posibilite el fortalecimiento de las instancias interestatales regionales.

Retomar la integración productiva entre Argentina y Bolivia, en la que resalta el potencial energético mutuo, demandará de un involucramiento más activo de la provincia de Jujuy en ese proceso. Junto a las demás provincias del Norte tiene la responsabilidad del desarrollo de la cooperación transfronteriza.

Trabajar las cadenas de valor que articulen las economías regionales y promuevan el aporte de valor agregado en la producción agrícola y minera. La integración regional de los pueblos latinoamericanos debe comenzar por la integración de los niveles subnacionales.

La épica caravana de regreso a su tierra de Evo Morales y Álvaro García Linera, que este lunes partirá desde La Quiaca, será despedida por el Presidente Alberto Fernández, quien con su decisiva participación en el proceso de salida hacia el exilio de ambos y el posterior asilo político otorgado en nuestro país, posibilitó salvarles sus vidas.

El valiente gesto de Alberto, compartido con el mandatario mexicano Manuel López Obrador, ya es valorado por la historia. Con Evo vivo y su espíritu militante, está más allanado el camino al reagrupamiento de un bloque continental progresista, que ponga el foco en la disminución de las inequidades y en la movilidad social ascendente para los pueblos de la región. (Télam)