politica

El Museo cumple 5 años de establecer un diálogo entre el pasado y el presente, dijo su directora

Por Agencia Télam

19-05-2020 05:45

La directora del Museo Sitio de Memoria ESMA, Alejandra Naftal, afirmó que la tarea de la institución que hoy cumple cinco años “es establecer un diálogo entre el pasado y el presente para reflexionar sobre el terrorismo de Estado”, y señaló que la pandemia plantea “nuevos desafíos para la difusión” de estos contenidos históricos.

“La misión de este museo sigue siendo la de establecer un diálogo entre el pasado y el presente, desde una perspectiva colectiva desde la cual reflexionar sobre el terrorismo de Estado”, indicó Naftal en declaraciones a Télam.

A cinco años de su apertura, más de 350.000 personas participaron de las actividades educativas, visitas especiales junto a sobrevivientes, muestras temporarias, y acciones conjuntas con la comunidad que ofrece el Museo que depende la de la Secretaría de Derechos Humanos de la Nación.

“El Sitio Memoria de la ESMA fue pensada como un lugar de experiencias en el cual revivir las historia de las víctimas en este centro clandestino de detención ilegal. Ahora, en los tiempos de pandemia y aislamiento, tenemos la obligación de asumir nuevos desafíos para hacer conocer esas historias, indicó Naftal.

En ese sentido, la funcionaria aseguró que trabajar con las redes sociales y las plataformas virtuales “son nuevas alternativas que se exploran en estos días”.

“Lo que buscamos en estos días es difundir por las redes los testimonios de los sobrevivientes de la ESMA y de generar alternativas para que se conozcan las piezas que exhibimos. Es para nosotros un desafío de creatividad en estos días de pandemia”, indicó.

Una de las actividades más destacadas que desarrolla el Museo es la denominada “Visita de las Cinco”, que se realiza en el último sábado de cada mes, y en la cual los sobrevivientes de la ESMA cuentan sus experiencias como detenidos desaparecidos.

El próximo sábado 30 de mayo, la “Visita de las Cinco” se llevará a cabo de forma virtual con un recorrido por la historia de la estudiante sueco-argentina Dagmar Hagelin, secuestrada en 1977 por un grupo de tareas comandado por el entonces teniente de la Armada Alfredo Astiz.

El Sitio de Memoria, ubicado en lo que fuera el Centro Clandestino de Detención, Tortura y Exterminio más emblemático de la última dictadura cívico-militar, abrió sus puertas el 19 de mayo de 2015.

El acto inaugural contó con la presencia de la presidenta Cristina Fernández de Kirchner, junto a ministros, gobernadores, intendentes, diplomáticos, y personalidades nacionales e internacionales.

Aquella jornada también tuvo como protagonistas a referentes de los organismos de derechos humanos, sobrevivientes y familiares, acompañados por organizaciones sociales, sindicales y políticas.

“Trabajé como directora del proyecto museográfico desde el 2012 y tres años después sentimos una gran alegría. Con el cambio de autoridades, nos confirmaron en nuestros cargos y se respetó el contenido de la muestra. Pero luchamos con la falta de presupuesto y el desinterés de esa gestión. Este Museo se sostuvo con el esfuerzo de los trabajadores y el apoyo de los organismos”, apuntó Naftal.

“El Museo es el resultado de la lucha del pueblo argentino y de los organismos. Es la muestra de la voluntad política de un gobierno que tuvo en su agenda la Memoria, la Verdad y la Justicia, y la promoción y defensa de los derechos humanos como políticas de Estado”, remarcó Naftal, sobreviviente de la última dictadura que declaró ante la Conadep y el Juicio a las Juntas.

“Desde que Cristina Fernández anunció la apertura de este museo, fueron miles lxs que pasaron y pudieron conocer la historia de nuestro país, la perversidad y el terror que ahí se vivió durante esos años. Hoy, es un emblema y un faro para que nunca más pasen esas cosas en nuestro país” afirmó el secretario de Derechos Humanos de la Nación, Horacio Pietragalla Corti a través de un comunicado.

El Museo Sitio de Memoria ESMA ocupa el edificio conocido como “Casino de Oficiales”, espacio donde se llevó a cabo un plan sistemático de exterminio de personas.

En este lugar estuvieron detenidos alrededor de 5.000 hombres y mujeres, la mayoría de ellos eran militantes de organizaciones políticas, militantes sociales, militantes estudiantiles, religiosos, obreros, estudiantes. Hombres y mujeres de la sociedad argentina en su conjunto.

Hoy, el Museo integra la lista de bienes a ser considerados como Patrimonio Mundial del Nunca Más, bajo la protección de la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (Unesco), al igual que otros sitios emblemáticos como Auschwitz-Birkenau, campo de concentración y exterminio del nazismo; el Memorial de la Paz de Hiroshima; y la ex prisión de Robben Island en Sudáfrica, donde estuvo detenido Nelson Mandela, entre otros.

De esta manera, Argentina “se proyecta al mundo como una sociedad que luego de atravesar el horror de la desaparición forzada de personas, supo unirse para construir Memoria, en la búsqueda de Verdad y Justicia para las víctimas”, sostuvo un texto difundido por la Secretaría de Derechos Humanos. (Télam)