politica

El gobernador fueguino dio marcha atrás con una ley de emergencia cuestionada por opositores

Por Agencia Télam

19-12-2019 05:00

El gobernador de Tierra del Fuego, Gustavo Melella, decidió hoy suspender el tratamiento de un proyecto de ley que envió hace 48 horas a la Legislatura fueguina para declarar el estado de emergencia económica en la provincia, debido a la reacción adversa que produjo en los principales funcionarios de la oposición.

La iniciativa que entre otros puntos autoriza al gobierno a realizar todo tipo contrataciones en forma directa, incluyendo obra pública, sin llamar a licitación y con menor participación de los organismos de control, iba a ser tratada mañana en el parlamento, pero el mandatario instruyó hoy a sus legisladores para que den marcha atrás y busquen consensos.

El proyecto también incluye suspender por 2 años la "ejecución de sentencias y laudos arbitrales que condenen a la provincia al pago de dinero", y declara las emergencia "administrativa, económica, urbana, ambiental, de servicios sanitarios, sanitaria, del sistema eléctrico y gas, de infraestructura edilicia de establecimientos educativos y portuaria hasta el 31 de diciembre de 2020, además de la emergencia del sistema de previsión social, pero por 4 años".

"Nos hacemos cargo de lo que estuvo mal y por eso decidimos suspenderlo y llamar a los distintos sectores para llegar a un consenso. Está claro que necesitamos una ley de emergencia porque la precisa la provincia. La situación es muy complicada y hacen falta herramientas para alcanzar soluciones urgentes", explicó Melella en declaraciones oficiales.

El mandatario justificó los "errores" del texto normativo en que "tuvimos muy pocos días para acceder a la información sobre la situación de la provincia", aunque insistió en que su gestión necesita mecanismos para hacer frente a "una deuda de casi $7 mil millones".

"No vamos a ir en contra de los jubilados y trabajadores que menos ganan. Pero tenemos que generar recursos. Si hubiéramos sido lo mismo que la gestión anterior habríamos avanzado de todas maneras sin escuchar a nadie, pero nosotros no somos así", indicó el gobernador.

Por su parte el intendente de Ushuaia, Walter Vuoto, fue una de las voces opositoras que se alzó contra la emergencia, al señalar que "la ley tiene muchos artículos inconstitucionales y no hay ninguna medida a favor de la gente. Otorga superpoderes, afecta la autonomía municipal, paraliza más de 50 obras dejando gente en la calle y disminuye la actividad económica", cuestionó el funcionario.

En tanto, el intendente de Río Grande, Martín Pérez, dijo que "si el gobernador de la provincia decide gobernar de esta manera, va a ser muy difícil ayudarlo".

"Uno ve un proyecto que suprime cualquier control del Tribunal de Cuentas y donde se establece que si un municipio gestiona un fondo específico a nivel nacional, la provincia tiene la potestad de descontar esos fondos. No podemos avalar esta situación", se quejó Pérez. (Télam)