politica

El funcionario de Aduana acusado de enriquecimiento ilícito se negó a declarar y seguirá detenido

Por Agencia Télam

04-07-2019 06:15

El funcionario de la Aduana de San Nicolás Adelmar Gutiérrez Chiapas se negó a declarar hoy como estrategia defensiva, por lo que continuará detenido en el marco de la causa en la que se lo acusa de presunto "enriquecimiento ilícito", a partir de una denuncia que el propio organismo motorizó ante la Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP).

Fuentes de la AFIP indicaron a Télam que el organismo advirtió que el funcionario "no tenía justificados sus bienes patrimoniales", por lo que se resolvió hacer la presentación judicial.

El detenido "poseía cuentas en el exterior por un total aproximado de U$S 650.000, "que no fueron exteriorizadas por el investigado en las diversas declaraciones juradas en las que se encuentra incluido".

Gutierres Chiapas está imputado por enriquecimiento ilícito, falseamiento en la presentación de sus declaraciones juradas y lavado de activos en la causa que investiga la Fiscalía Federal de San Nicolás, a cargo de Matías Di Lello.

Según los voceros, ante un caso de estas características, el ente recaudador "tiene la obligación de hacer una denuncia, que fue lo que hizo".

La Policía Federal (PF) informó que la génesis del caso fue una denuncia radicada ante la Oficina Anticorrupción (OA), en la que se dio a conocer que Gutiérrez Chiapas "compró en efectivo" un campo ubicado en el partido bonaerense de Marcos Paz por un "valor que no condice con sus ingresos".

Tras cruzarse los datos emanados de los ingresos y el capital que el funcionario poseía a la fecha de la compra, se estableció que había "grandes inconsistencias patrimoniales que no permitirían justificar liquidez para la adquisición" del predio.

Además, "se pudo vislumbrar la posible comisión del delito de enriquecimiento ilícito con una pluralidad de inmuebles que arrojan cifras en dinero estadounidense millonarias, ya que se solicitó a la autoridad judicial sus declaraciones juradas, la apertura del secreto bancario y fiscal, como así también se realizaron extensas labores de carácter encubierto en al menos cuatro provincias del país", dijo la PF.

El Fiscal solicitó ayer la detención del jefe interino de la Sección Inspección Operativa porque advirtió una serie de acciones que generaron la sospecha de que el imputado "tenía conocimiento de las medidas a producirse en el marco de la presente investigación".

Según fuentes judiciales, los viajes hacia la Ciudad de Buenos Aires para "resguardar documentación" en una baulera -es decir, a más de 250 kilómetros de su domicilio- su presencia en la sucursal "San Nicolás del Banco de la Nación Argentina, escasos minutos antes del procedimiento realizado en esa entidad" -ocasión en la que fue demorado portando 36.000 dólares, cerró dos cajas de seguridad y abrió una nueva- y la indicación de no hablar por teléfono, cuando ciertas líneas ya estaban intervenidas, no fueron "meras coincidencias".

Según la investigación en curso, esas transacciones se hicieron "a través de testaferros, o bien utilizando a personas de su entorno", por eso también están acusados en la causa su esposa e hijo. (Télam)