politica

Declaró investigador del Conicet en marco del juicio por delitos de la Triple A en Bahía Blanca

Por Agencia Télam

02-09-2020 03:00

El doctor en sociología e investigador del Conicet Horacio Fortunato Mallimacci declaró hoy por videoconferencia en el juicio de lesa humanidad que se sigue en Bahía Blanca por los delitos que la Triple A cometió en esa ciudad entre 1974 y 1975.

Mallimacci brindó su testimonio en el marco del juicio en el que están acusados Roberto Aceituno (70), Juan Carlos Curzio (76), Héctor Forcelli (71) y Osvaldo Pallero (78) como integrantes de una asociación ilícita a la que se le atribuyen 24 homicidios agravados.

"Entré en la Universidad como estudiante en 1968, provengo de Punta Alta, vinculada a la base naval de Puerto Belgrano, estudié en la Universidad del Sur hasta el 75, cuando tuve que dejar primero Bahía Blanca y después el país para exiliarme en el Perú, después en Francia y regresar en el 84", indicó Mallimacci.

En el marco del relato dijo que al mismo tiempo, en el 70, hasta que lo expulsaron trabajó en las Escuelas Medias de la Universidad Nacional del Sur (UNS), donde conoció el mundo universitario y de las secundarias.

"A su vez estuve muy presente en la sociedad y en la universidad dado que pertenecía a la Juventud Universitaria peronista organizada desde el año 73", agregó.

Al ser consultado por la Fiscalía sobre el interventor de la UNS, Remus Tetu, y sobre la denominada 'patota' que actuaba en esa época, recordó que fue "una época de sufrimiento de terror" e indicó: "Salíamos primero porque en Bahía Blanca en 72, 73 y 74 había sido un momento de amplia movilización estudiantil, vínculo con otros dirigentes sindicales del gremio de comercio, metalúrgicos con gente de la Uocra".

"Sabíamos que la gente de Ponce, sus matones, tenía presencia en algunos sindicatos, había pelea intersindicales", expresó Mallimacci y sostuvo además que "con la llegada de Tetu empieza a aparecer esa patota al interior de la universidad, los Falcon verdes, las ithacas".

"Se produce primero la expulsión de varios profesores por parte de Remus Tetu, la expulsión de varios de nosotros de las escuelas medias y de tantos otros. Hay que hacer memoria porque la universidad todavía tiene una deuda con todos ellos", indicó.

Mallimacci dijo además que no recordaba si la patota armada estaba en las Escuelas Medias, pero "si por supuesto en la Universidad" y añadió: "Los recuerdo caminando por Alsina, por Chiclana, por avenida Alem, por 12 de Octubre, un auto, otro auto, las Ithacas, mostrándose".

Al ser consultado sobre David "Watu" Cilleruello, quien estudiaba en la UNS y fue asesinado, el hombre sostuvo que "era un compañero, un amigo, con quien hablábamos de cómo organizarnos mejor, de cómo tener una presencia de interior de la universidad".

Al culminar su extenso testimonio pidió que "se haga Justicia, porque la Justicia repara, libera, nos da esperanza y nos hace mirar lejos". (Télam)