politica

Declaró hermana de estudiante secuestrado y asesinado en marco juicio Triple A

Por Agencia Télam

06-11-2020 12:45

La hermana de un estudiante de filosofía de la Universidad Nacional del Sur (UNS), que fue secuestrado y asesinado en 1975, declaró hoy en el juicio de lesa humanidad que se sigue por los crímenes que la organización Triple A cometió en esa ciudad durante los años 70.

Se trata de Ida Verónica Alduvino, hermana de Fernando Alduvino, quien brindó su testimonio por videoconferencia transmitida por el canal de audiovisuales de la universidad, en el marco del juicio en el que están acusados Roberto Aceituno (70 años), Juan Carlos Curzio (76), Héctor Forcelli (71) y Osvaldo Pallero (78) como integrantes de una asociación ilícita a la que se le atribuyen 24 homicidios agravados.

La mujer recordó: "Yo ingreso en la universidad en el año 67, primero en la carrera de contador público, no me gustó así que a fin de año decido cambiarme y empiezo licenciatura en Ciencias Geológicas y profesorado en Geografía".

"Prácticamente ahí nomas al inicio de mi carrera, estábamos cursando zoología y vino un grupo de estudiantes y nos contaron que existía un centro de estudiantes y cual era la función, a que se dedicaban y nos pedían la colaboración para llevar adelante el centro", dijo.

"Sabíamos que dentro de la asamblea había gente de la policía y de la brigada de investigaciones que estaban vestidos de civil, casi siempre sabíamos quienes eran igual había estudiantes que pasaban datos", recordó y agregó: "Esa gente empieza como a declinar su actividad en la universidad y empiezan a aparecer personas como matones violentos porque iban con ropas oscuras, incluso algunos iban de traje".

En ese contexto comentó que "habrían la campera para que nosotros viéramos las armas, en los pasillos, en cualquier lugar" al indicar que "ésto lo marco como empezó en el 72".

La mujer dijo que "a fines del 72 me quedaban cinco materias para recibirme, me doy cuenta que si no me apuro a recibirme no me iba a recibir más porque el ambiente espeso se estaba notando y había cosas que no estaban encajando en el ambiente universitario".

"Ahí sabíamos que esas personas que estaban armados decían que eran los matones de (Rodolfo) Ponce y que estaban adentro de la universidad", afirmó.

"Las actitudes cotidianas de violencia que tenían estas personas eran de todos los días", agrego en su testimonio al indicar que "a la noche se escuchaban tiros, había corridas, estábamos todo el tiempo alerta aún a pleno día".

Sobre quiénes eran y a quienes respondían dijo que "los llamaban los matones de Ponce y que después se legitimaron siendo guardaespaldas de Remus Tetu" en referencia al entonces interventor de la UNS.

"La patota de Ponce fue la que estuvo dominantemente dentro de la universidad y el ambiente universitario, después todos los conocían porque iban a cara descubierta", expresó.

La mujer dijo que cuando matan a su hermano ella "no estaba viviendo en Bahía Blanca, estaba trabajando en casa de Piedra, lo que después iba a ser un dique a 80 kilómetros al norte de General Roca".

En ese contexto la testigo señaló que se enteró de la muerte de su hermano por un recorte del diario Clarín, que decía "que habían sido secuestrado mi hermano; Marisa Mendivil, que ya había aparecido muerta; y que había sido muerto el padre (Carlos) Dorñak, todo en el mismo operativo". (Télam)