politica

CROUS, DESIGNADO TITULAR DE LA OA, SE PROPONE TERMINAR CON LA JUDICIALIZACIÓN DE LA POLÍTICA

Más detalles en la nota.

Por Agencia Télam

23-12-2019 10:45

El designado titular de la Oficina Anticorrupción, Félix Crous, aseguró que su intención no es ser "auditor" de la gestión de su antecesora, Laura Alonso, al destacar hoy la necesidad de "terminar de una vez por todas" con "la tragedia que envileció a la política y al Poder Judicial, que es la judialización de la política".

Sobre la gestión de Alonso, afirmó que si encuentra "un muerto en el placard", hará "lo que se tiene que hacer cuando se encuentra un muerto en el placard"

"Todo el mundo ha dicho lo que tenía que decir (sobre el desempeño de Alonso) y si bien ha tenido una manifestación pública muy singular, también seguramente hay una actuación que no ha trascendido y que tiene que ver con la cotidianeidad y que probablemente tenga que ver con los méritos", apuntó.

Pero insistió en que no tiene el foco puesto "en analizar la gestión" de su antecesora.

"Hay que aventar cualquier duda de que uno es tanto un verificador de impunidad como un persecutor de opositores. Hay que recuperar la normalidad y la seriedad en el trabajo, y hay que terminar de una vez por todas con la tragedia que envileció a la política y al Poder Judicial, que es la judicialización de la política", aseguró a El Destape Radio.

Señaló que el presidente Alberto Fernández fue "muy enfático" al señalarle que su intención no es que la Oficina Anticorrupción "persiga a opositores" porque él no llegó a la Presidencia para "perseguir opositores".

"El rol principal de la Oficina Anticorrupción no es impulsar procesos penales, porque para eso están los fiscales", resaltó Crous, quien puso el acento en el "grado de autonomía importante" que Fernández le dio a ese organismo.

Señaló que se propone que la OA se mantenga como querellante en aquellas causas en las que asumió como tal y que en adelante solo elegirá expedientes que sean "de muchísima trascendencia institucional" para constituirse como querellante.

Pero aclaró que el papel de querellante será "a modo excepcional y para poner énfasis no en el impulso de la acción sino en el control del procedimiento".

Indicó que con la información que reciba la OA eventualmente se prepararán denuncias que se van a presentar "ante el Ministerio Público" de la Procuraduría de Investigaciones Administrativas.

La OA buscará poner el énfasis en políticas de transparencia y prevención de la corrupción, subrayó Crous, quien aspira que su desempeño "sea una gestión de la que nadie se acuerde", porque "eso significará que no habrá grandes hechos de corrupción y que las políticas para que esos hechos no sucedan pueden funcionar". (Télam)