politica

Arroyo insistió en la idea de vincular planes sociales con trabajo para la pospandemia

Más detalles en la nota.

Por Agencia Télam

20-08-2020 02:30

El ministro de Desarrollo Social, Daniel Arroyo, planteó hoy los tres pilares con los que trabaja su cartera que articulan la pandemia y la pospandemia, y que tienen que ver con "vincular planes sociales con trabajo", seguir asistiendo con el Ingreso Familiar de Emergencia (IFE) y la urbanización de los asentamientos.

"Nosotros ya estamos articulando pandemia y pospandemia con tres pilares centrales: la vinculación de planes sociales con trabajo a través del plan Potenciar Trabajo, el IFE, que es el ingreso de base para la gente que perdió ingresos; y la urbanización de las más de 400 mil villas y asentamientos", dijo Arroyo al participar esta mañana en la Tercera Conferencia Anual del Centro de Evaluación de Políticas Basadas en la Evidencia de la Universidad Torcuato Di Tella.

En el marco del Diálogo Magistral llamado "Ideas para reparar el tejido social argentino" de esta Tercera Conferencia, Arroyo también señaló que "el Estado tiene que adaptarse a cada realidad" y que "la única política del ministerio para todo el país es la Tarjeta Alimentar", para acceso a alimentos.

"El resto es trabajo de abajo hacia arriba, los que saben lo que hay que hacer son los que viven en el lugar", completó la idea el ministro.

Asumió también que "no hay posibilidad de desarrollo social sin una política de desarrollo social" en el marco de esta jornada de la que también participó la secretaria de Políticas de Igualdad, Cecilia Merchán.

Al analizar los efectos de la pandemia sobre el tejido social, Arroyo apuntó al "aumento de la desigualdad educativa", que se hace evidente entre "los chicos que siguen el año escolar, conectados y con más material" y "los chicos que no pueden, porque a veces hay una sola computadora para ocho".

Otro efecto que identificó Arroyo fue "el sobreendeudamiento de las familias" que para "la clase media" significa "el pago mínimo de la tarjeta" y "para el más pobre, el crédito de la financiera de la esquina", según explicó.

Podés ver:

ANMAT PROHIBIÓ LA COMERCIALIZACIÓN Y USO DE UN ALCOHOL EN GEL QUE SE VENDÍA POR MERCADO LIBRE

En tercer lugar, marcó "el achicamiento de la clase media", que genera que "se desacomode la economía informal, porque ese achique complica" a otros que dependen de ese segmento, como "el carpintero a quien no se le piden trabajos y otros oficios similares".

Arroyo recordó que desde el Consejo Federal, los ministros y ministras de las provincias definen por regiones cuáles son los ejes y cómo encararlos para articular la pandemia y la pospandemia, con este escenario, e insistió en la idea de que "no hay forma de hacer una política de desarrollo social sin desarrollo local".

El Ministerio de Desarrollo Social "supone un rol regulador, de transferencia de recursos, de marcar pautas y acompañar, pero lo que hay que hacer lo saben los que viven en el lugar", sostuvo Arroyo.

Agregó a su análisis la perspectiva de que "están cambiando los liderazgos sociales" y que es necesario "acompañar ese proceso desde el Estado".

"Los nuevos liderazgos en los barrios deben acompañarse y fortalecerse con políticas sociales", completó.

Al ser consultado sobre la posible aplicación al Ingreso Universal explicó que es "un debate en el mundo" y que "está claro que debe ir asociado al trabajo". "Hay una tríada clave: trabajo, ingreso de base y urbanización", definió.

Finalmente, dejó claro que en su opinión "no es posible un Pacto de la Moncloa en términos de ponernos de acuerdo con todos, pero sí se pueden establecer pactos mínimos y, en ese sentido, es clave que los chicos puedan terminar la secundaria, que no se venda droga en los barrios y que no se den créditos usurarios".

Finalmente, Merchán consideró que es necesario "pensar un contrato social que sea feminista, porque si no hay un contrato social que incluya la perspectiva de género, éste será absolutamente limitado". (Télam)