internacionales

Zuma dice ser víctima de una campaña de difamación en su primera audiencia judicial

Por Agencia Télam

15-07-2019 12:00

El ex presidente de Sudáfrica Jacob Zuma declaró hoy en Johanesburgo en la primera audiencia de un juicio en su contra y aseguró ser víctima de una campaña de "difamación" por parte de sus enemigos para alejarlo del poder.

Zuma está siendo investigado por presuntamente haber saqueado al Estado a través de una red de acuerdos con el sector privado y con varios funcionarios del gobierno, así como también de favorecer a sus allegados para beneficiarse de los recursos del Estado,.

"He sido vilipendiado, se dice que soy el rey de los corruptos. Esta comisión, según tengo entendido, fue creada para que yo viniera aquí, y quizás para encontrarme cosas", afirmó Zuma en su discurso de apertura.

"Es una conspiración en mi contra", aseveró el político de 77 años, citado por France 24.

El ex mandatario negó cualquier lazo con el sector empresarial argumentando que no es empresario y no sabe nada de negocios: "Soy un político, se de política (...) Nunca hice nada con ellos ilegalmente, solo seguían siendo amigos (...) Nunca discutí ningún asunto que no les pertenezca. Eran solo empresarios exitosos", insistió el ex presidente.

En la primera audiencia de un juicio que ha despertado el interés nacional, también fueron citados a declarar su ex ministro de Finanzas Mcebisi Jonas, cuyo testimonio fue fundamental para la causa.

Jonas admitió haber recibido ofrecimientos de sobornos y dijo que fue amenazado de muerte por una poderosa familia, los Gupta, que es señalada como una de las beneficiadas por las irregularidades de Zuma.

"Me dijo que si trabajaba con él (Zuma), me haría muy rico y que podría ofrecerme inmediatamente 600 millones. Pero al final de la reunión, el señor Gupta, repitió que él tenía información mía y que, si yo llegaba a sugerir que este encuentro tuvo lugar, él me mataría", explicó ante una sala bastante concurrida.

La investigación empaña la ya golpeada imagen de Zuma, que durante una década (2009-2018) manejó los hilos del poder en medio de resonantes escándalos de corrupción.

Pese a que el ex presidente apareció distendido durante la audiencia, se cree que esta vez no podrá salir airoso como en ocasiones anteriores: "la evidencia en su contra es consistente", según la vocera de la Autoridad Nacional de Procesamiento, Phindi Mjonondwane. (Télam)