internacionales

Vizcarra contraataca: recurrió al Tribunal Constitucional y acusó de conspiración a Merino

Por Agencia Télam

14-09-2020 06:30

El conflicto de poderes en Perú volvió a escalar hoy con un recurso del Gobierno ante el Tribunal Constitucional (TC) con el fin de frenar el juicio político al presidente Martín Vizcarra y la acusación del mandatario al titular del Congreso, Manuel Merino, de conspirar para derrocarlo, mientras el parlamento debatía una moción de censura a la ministra de Economía, María Antonieta Alva.

Tal como lo había anunciado el sábado, el procurador para asuntos constitucionales del Ministerio de Justicia, Luis Huerta, presentó esta mañana al TC una demanda al Congreso por “uso indebido de la competencia para declarar la vacancia presidencial por permanente incapacidad moral”.

La solicitud procura “evitar que el tema de la vacancia sea empleado de forma arbitraria como mecanismo de control político y sanción para dar por concluido de forma anticipada un mandato presidencial”, según la agencia noticiosa estatal Andina.

Asimismo, el Ejecutivo pidió al TC una medida cautelar para suspender, mientras resuelve la cuestión de fondo, el proceso de vacancia (juicio político) que el Congreso inició el viernes pasado y que fijó para este viernes la votación para resolver la eventual destitución de Vizcarra.

Paralelamente, el jefe del Estado acusó al presidente del Congreso, Manuel Merino, de “conspiración” para derrocarlo, luego de que los jefes del Comando Conjunto de las Fuerzas Armadas y de la Marina informaran al Ministerio de Defensa que el legislador los llamó para procurar su aval a la moción de vacancia antes de que esta fuera debatida el viernes por el parlamento.

“¿Por qué el presidente del Congreso ha tratado y se ha comunicado con altos mandos militares, e incluso planeado pseudogabinetes de quienes asumirían después de mi vacancia?”, se preguntó Vizcarra este mediodía, en un mensaje televisado al país, y respondió: “Eso es conspiración, señores”.

El presidente pidió disculpas por la difusión de unos audios en los que supuestamente pide a asesores que mientan acerca de la cantidad de veces que visitó el Palacio de Gobierno un cantante contratado de forma aparentemente irregular por el Ministerio de Cultura, según una denuncia anterior, y que fue el episodio que motivó al Congreso a promover el proceso de destitución.

“Tengo que lamentar profundamente y pedir disculpas porque una persona del despacho presidencial, en quien confiaba no desde ahora sino desde años atrás, ha generado estos dichos que alimentan además el chisme y el morbo; lo que hay aquí es la traición de alguien de mi entorno cercano”, sostuvo el mandatario, según la radio RPP.

Responsabilizó por esa filtración a la secretaria general del Despacho Presidencial, Mirian Morales -quien ya fue reemplazada por Pedro Angulo, según una resolución publicada esta mañana por el diario oficial El Peruano- y a su secretaria privada, Karen Roca, también despedida.

Vizcarra pidió a “las entidades competentes” que “se realice una investigación” del caso y agregó que aunque “debería corresponder” que fuera procesado una vez que concluya el mandato, está “dispuesto a dar todas las declaraciones de todo lo que requiera la Fiscalía ahora”.

Mientras tanto, el pleno del Congreso debatía esta tarde una moción de censura a Alva con final incierto, pues cuatro bancadas apoyaban la salida de la ministra, tres estaban en contra y el resultado dependía de la posición que adoptara el bloque más numeroso, el de Acción Popular (AP), que aún no se había pronunciado, según el diario El Comercio.

El conflicto entre el Ejecutivo y el Legislativo caracterizó al actual período quinquenal de gobierno y legislatura, iniciado el 28 de julio de 2016, casi desde el principio, cuando por primera vez en décadas un partido opositor -el fujimorista Fuerza Popular (FP)- tuvo mayoría propia en el Congreso.

En ese contexto, el presidente Pedro Pablo Kuczynski renunció en marzo de 2018 para evitar ser destituido, tres meses después de haber sorteado otro proceso de vacancia, y fue sucedido por su hasta entonces primer vicepresidente, Vizcarra.

En septiembre de 2019, Vizcarra disolvió el Congreso en uso de la facultad constitucional que le permite hacerlo si el parlamento deniega su confianza al gabinete por segunda vez en un mismo período de gobierno.

En aquel momento, el Congreso intentó resistir la medida suspendiendo a Vizcarra y designando en su lugar a la vicepresidenta Mercedes Aráoz, quien dejó su cargo un día después de haber aceptado el frustrado ascenso, lo que dejó al titular del parlamento en el primer puesto de la línea de sucesión presidencial.

El motivo central de los últimos enfrentamientos fue una reforma política promovida por el Ejecutivo, a la que el Congreso introdujo cambios y demoró en aprobar.

De hecho, el actual parlamento, surgido de elecciones en enero pasado, sancionó solo el viernes pasado la ley que impide postularse a cargos electivos a personas que tengan condenas en primera instancia, promulgada hoy por Vizcarra. (Télam)