internacionales

Vaticano: Cuidado del ambiente en la Santa Sede

Por Agencia ANSA

16-01-2020 04:45

CIUDAD DEL VATICANO, 16 ENE - En el Vaticano se alienta la recolección separada de residuos, con el objetivo de recuperar y reciclar la mayor cantidad de material posible, pero también dejando la puerta abierta para la introducción de nuevas tecnologías que podrían mejorar los métodos de reutilización de deshechos en los próximos años.

Estos son los puntos clave del Reglamento para la gestión de los residuos municipales de la Gobernación de la Ciudad del Vaticano, que entró en vigor el 1 de agosto de 2019.

Lo explica al Osservatore Romano, Rafael Tornini, jefe del Servicio de Jardinería y Medio Ambiente, subrayando que el objetivo tiene como prioridad diferenciar más y más, de modo que los desechos se conviertan en un recurso, reduciendo el impacto ambiental y reciclando todo lo que se pueda recuperar y reutilizar.

El texto, que reemplaza al anterior lanzado alrededor de 1996, ha sido preparado para adaptar la nueva legislación a la realidad específica del Vaticano.

Si bien la antigua regulación había sido tomada de la vigente en Italia, la actual aplica los principios de recolección separada a las peculiaridades del territorio encerrado entre los Muros Leoninos.

Al respecto, Tornini subraya un punto fundamental que distingue la recolección realizada en los lugares donde existe el sistema de reciclaje y la que se realiza en el Vaticano.

Aquí, de hecho, no hay "puerta a puerta", porque los requisitos internos no lo permiten, pero solo existe la recolección de contenedores de calle.

La única "puerta a puerta" en uso se limita a la recolección de cartón por parte de grandes usuarios.

Cuando se trata de residuos separados, por supuesto, la referencia es tanto a los residuos urbanos como a los especiales.

El plan para elaborar un reglamento que reflejara las necesidades del Vaticano comenzó hace mucho tiempo y vio un punto de inflexión en 2016, cuando se decidió la creación del eco-centro en los Jardines del Vaticano.

Desde esa etapa embrionaria, el 1 de enero de 2019 se pasó a la fase de régimen completo.

Cualquier persona que viva o trabaje en el Vaticano, tanto personas como cuerpos y departamentos, debe cumplir con la regulación.

Incluso, se prevén sanciones por incumplimiento de las normas.

El reglamento también establece las tarifas para los residuos tanto por los departamentos como por los residentes.

La cantidad depende de los metros cuadrados de la casa o propiedad, y del número de personas que residen.

(ANSA).