internacionales

Varias ciudades multiplican las restricciones por aumentos de los casos de coronavirus en EEUU

Por Agencia Télam

18-07-2020 06:30

Localidades de los estados más golpeados por el coronavirus en el sur y el oeste de Estados Unidos sumaron hoy nuevas restricciones para contener el avance de la pandemia, aunque sin llegar a reimponer un confinamiento obligatorio por temor al impacto que tendría en la economía.

Muchas de estas medidas fueron tomadas por autoridades locales en Florida, epicentro del repunte de casos que vive el país desde hace dos meses y medio, donde hoy se reportaron 10.328 nuevos contagios y 90 muertes en la última jornada.

Este nuevo informe supuso una buena noticia para el tercer estado con más infectados de Covid-19, ya que por primera vez en cuatro días el número de decesos descendió por debajo del centenar.

En total, desde el inicio del brote en marzo, 337.569 personas se contagiaron y 4.895 murieron por la enfermedad en Florida, según los datos oficiales.

Ante al avance desenfrenado del brote, las autoridades del condado de Miami-Dade y sus ciudades, el más poblado y golpeado por la Covid-19 en el estado, y las de los distritos sureños de Broward y Palm Beach anunciaron nuevas restricciones, pero sin ordenar una nueva cuarentena por temor a los efectos que tendría en la economía y el empleo.

Entre ellas, destacan el uso obligatorio de tapabocas, límites a los aglomeraciones tanto en lugares públicos como cerrados y la imposición de toques de queda, reportó la agencia de noticias EFE.

En la turística Miami Beach, los restaurantes, bares y boliches deberán cerrar sus puertas a las 20, hora en la que comienza el toque de queda, que en otras localidades vecinas se inicia a las 22.

Tampoco están permitidas las reuniones de más de diez personas en domicilios particulares y los infractores pueden enfrentar cargos penales, mientras que en Miami incumplir a partir del lunes con el uso obligatorio de tapabocas será multado desde la primera vez, en lugar de recibir un apercibimiento.

Las fiestas juveniles, multiplicadas con la reapertura de los estados, son una de las actividades sociales que más preocupan a médicos y responsables de salud pública en todo Estados Unidos.

En Alabama y Texas se investiga si existen las llamadas "fiestas Covid", cuyo objetivo declarado es que los asistentes se contagien pero hasta ahora no hubo nada concluyente, reportó la televisora CNN.

Otra concentración que causó polémica era la convención estatal del Partido Republicano de Texas, el cuarto estado del país con más contagios, que finalmente fue desestimada por la justicia.

"En medio de una pandemia, las puertas (de la convención estatal republicana) permanecen cerradas", dijo el alcalde de Houston, el demócrata Sylvester Turner, al anunciar el fallo de un tribunal de apelaciones en su cuenta de Twitter.

En tanto, en el estado occidental de California, el más poblado del país, las autoridades sanitarias reportaron hoy 9.199 casos de Covid-19 y 120 decesos en las últimas 24 horas, lo que elevó el total de infectados 375.363 y a 7.595 los fallecidos.

Los repuntes golpearon incluso a regiones que desde el inicio de la pandemia implantaron medidas muy estrictas como la ciudad de San Francisco, que ingresó en la lista de vigilancia del estado por el rebrote de la enfermedad.

La alcaldesa de San Francisco, London Breed, invitó ayer a los residentes a un confinamiento voluntario; un llamado hecho también por su hómologo de Los Ángeles, Eric Garcetti, quien advirtió que podría verse obligado a decretar nuevamente el confinamiento.

Los Ángeles, el condado más poblado de Estados Unidos con casi 10 millones de personas, sigue sin poder controlar el brote y sobrepasó hoy los 150.000 positivos y las 4.000 muertes por la COVID-19.

Si bien California cerró esta semana los bares y el servicio al interior de la mayoría de sus negocios no esenciales, registró un incremento en sus internaciones por coronavirus, con 6.894 pacientes hospitalizados, de los cuales 1.930 están en terapia intensiva.

Mientras tanto, Estados Unidos se mantenía firme como el país más afectado por la pandemia, con más de 3,67 millones de casos confirmados y 139.748 muertes por la enfermedad, según la base de datos en línea de la Universidad Johns Hopkins. (Télam)