internacionales

Una conservadora cercana a Merkel dirigirá la UE

Por Agencia Télam

02-07-2019 05:15

Los jefes de Estado y de gobierno de los países miembros de la Unión Europea (UE) nominaron hoy, después de semanas de tensas negociaciones, a cuatro candidatos de consenso para los máximos cargos del bloque, entre ellos una ministra de la canciller alemana Angela Merkel al frente de la Comisión Europea (CE).

Además de la conservadora alemana Ursula von der Leyen en el máximo órgano ejecutivo, acordaron proponer al primer ministro belga, el liberal Charles Michel, como presidente del Consejo Europeo -la institución que reúne a los jefes de Estado y de gobierno del bloque- y a la directora gerente del Fondo Monetario Internacional (FMI), la francesa Christine Lagarde, como jefa del Banco Central Europeo (BCE).

El último propuesto en la cumbre de Bruselas fue el canciller español, el socialista Josep Borrell, como el próximo alto representante para Asuntos Exteriores, mientras que aún es un misterio quién será nominado para la presidencia del Parlamento Europeo (PE).

Hasta el domingo a la noche, los líderes europeos no habían logrado llegar a un acuerdo sobre cómo debía ser el reparto de cargos luego de las elecciones europeas de mayo pasado, cuando la fuerza regional conservadora Partido Popular Europeo ganó la primera minoría de la Eurocámara pero quedó lejos de la mayoría.

Los socialdemócratas del partido regional Socialistas y Demócratas (S&D) esperaban obtener la CE en alianza con los Liberales y los Verdes, pero la oposición del grupo de Visegrado -Eslovaquia, República Checa, Polonia y Hungría- pudo más.

"Es inaceptable que los gobiernos populistas representados en el Consejo descarten al mejor candidato solo porque él ha defendido el Estado de Derecho y nuestros valores europeos comunes", aseguró la presidenta de S&D, la española Iratxe García, en un comunicado, citado por la agencia de noticias EFE.

El malestar de esta bancada regional fue tal que el gobierno de Merkel se abstuvo a la hora de apoyar a su ministra para la CE para evitar un quiebre dentro de su coalición de gobierno con los socialdemócratas.

S&D proponía al holandés Frans Timmermans, un hombre que desde la actual CE cuestionó duramente a los gobiernos de Visegrado por su giro autoritario, y hasta el presidente saliente del Consejo Europeo, el conservador Donald Tusk, lo apoyaba.

Pero el esfuerzo por evitar mayores divisiones en el bloque primó y ahora los flamantes eurodiputados que asumieron hoy deben votar sobre todas las nominaciones, posiblemente dentro de dos semanas.

Von der Leyen acompaña a Merkel en el gobierno desde 2005 y muchas veces se la consideró su delfín, una figura que ella siempre negó.

Tiene siete hijos, es médica, posee una vasta carrera política y siempre fue una ferviente defensora de la integración europea.

El BCE quedó en manos, también, de una líder mujer y conservadora de una de las dos principales potencias de la UE: Lagarde.

La dirigente francesa renunció temporalmente al FMI hasta que se confirme su designación en la Eurocámara y su nominación supone una continuidad a la doctrina de austeridad que aplicó el BCE a los países en crisis en la última década.

Los Liberales, representados en la cumbre de hoy por el presidente francés, Emmanuel Macron, se quedaron con el Consejo Europeo con la nominación sorpresiva del premier belga, un líder que llegó al poder en Bruselas en 2014 no por ganar las elecciones, sino por ser el candidato de consenso que podía acercar a las principales fuerzas políticas.

Finalmente, los socialdemócratas, que hasta ayer creían que conducirían la próxima CE, solo se quedaron con la conducción de la diplomacia europea.

Borrell no solo es un veterano europeísta que ya presidió el PE y otras instituciones del bloque, sino que además representa un reconocimiento al freno que el Partido Socialista Obrero Español (PSOE) de Pedro Sánchez le puso al avance de la extrema derecha en las elecciones regionales de mayo.

Al concluir la cumbre y después de varios días de caras tensas y fuertes cruces, Macron celebró ante la prensa: "Este acuerdo es fruto de una profunda entente franco-alemana". (Télam)