internacionales

Una protesta contra comerciantes chinos en Hong Kong termina con decenas de detenidos

Por Agencia Télam

05-01-2020 09:45

Miles de hongkoneses volvieron hoy a las calles convocados por una protesta contra los comerciantes de la China continental cercanos a la frontera, una movilización que terminó con decenas de personas arrestadas por la policía.

Aunque la protesta comenzó de forma pacífica, entrada la tarde algunos manifestantes se salieron de la ruta acordada y lanzaron cócteles molotov a los agentes, lo que provocó que estos respondieran con gas lacrimógeno.

La intervención de los antidisturbios concluyó con decenas de detenidos, informa la prensa local citada por la agencia de noticias EFE.

Los manifestantes se habían reunido en Sheung Shui, una localidad cercana a la frontera con China, donde los residentes locales se han quejado durante años de las molestias causadas por los comerciantes de la China continental que compran allí productos para revenderlos.

La práctica, conocida como "comercio paralelo", permite a los comerciantes obtener ganancias a partir de las diferencias de precios entre el continente y la isla, que, a diferencia de China continental, no cobra un impuesto a los bienes y servicios.

Los residentes locales se encuentran en peor situación debido a la práctica, ya que el distrito se ha inundado de estos comercios, y muchas tiendas antiguas han cerrado siendo reemplazadas por farmacias y tiendas de cosméticos que atienden a los comerciantes.

La protesta transcurrió por las principales calles del distrito, donde los manifestantes corearon consignas contra los compradores, quienes durante la última década han estado cruzando la frontera para recoger artículos del día a día, desde leche de fórmula para bebés hasta cosméticos y bombones de chocolate, revendiéndolos en China.

Los manifestantes instaron al gobierno a que limite el número de turistas chinos que visitan la ciudad para evitar el encarecimiento de los productos que se venden en el distrito, especialmente antes del Festival de la Primavera o Año Nuevo Chino, el próximo 25 de enero.

Las protestas llegaron de manera masiva a las calles hongkonesas el pasado 9 de junio a raíz de un controvertido proyecto de ley de extradición, ya retirado por el Gobierno, pero han mutado hasta convertirse en un movimiento que busca una mejora de los mecanismos democráticos de Hong Kong y una oposición al autoritarismo de Pekín.

No obstante, los meses de protestas han colocado a la economía de Hong Kong en recesión por primera vez en una década, tras contraerse un 2,9 % en el tercer trimestre, afectada por las caídas de las importaciones y las exportaciones, de las ventas al por menor y por las decrecientes cifras del turismo. (Télam)