internacionales

Turquía y EEUU acuerdan mantener coordinación para estabilizar Libia

Por Agencia Télam

14-07-2020 08:30

Los presidentes de Estados Unidos y Turquía, Donald Trump y Recep Tayyip Erdogan, acordaron hoy mantener una "coordinación" para estabilizar la situación en la caótica Libia, una alianza que busca contrarrestar la creciente influencia de Rusia en el país norafricano.

La Presidencia turca informó que ambos mandatarios mantuvieron una conversación telefónica en la que abordaron además las relaciones económicas bilaterales, mientras la Casa Blanca confirmó la llamada sin mencionar a Libia, informó la agencia Europa Press.

"El presidente Trump y el presidente Erdogan discutieron temas comerciales positivos entre Estados Unidos y Turquía y subrayaron nuestra creencia en la necesidad de una solución negociada de los problemas regionales", dijo el subsecretario de prensa de la Casa Blanca Judd Deere en Twitter.

Turquía apoya en Libia al Gobierno de Acuerdo Nacional, reconocido por la U y que pelea contra el rebelde Ejército Nacional de Libia, que tiene su sede en el este del país, está dirigido por el mariscal Jalifa Hafter y respaldado por Rusia, Emiratos Árabes Unidos, Egipto y Francia.

Recientemente, los esfuerzos por un acuerdo político a largo plazo en el país devastado por la guerra fracasaron debido a una ofensiva militar por parte de las fuerzas Hafter sobre la capital, aún en manos del Gobierno de Acuerdo Nacional.

El Gobierno turco puso en duda ayer la voluntad de Hafter de aceptar un alto el fuego en Libia y dijo que cree que el mariscal rebelde intenta "ganar tiempo" tras las derrotas que ha sufrido sobre el terreno durante los últimos meses.

Las dudas de Ankara se conocieron después de que Rusia respaldara la promesa de Hafter y pusiera en duda a los aliados de Turquía.

El Gobierno libio reconocido por la U ha logrado repeler la ofensiva lanzada en abril de 2019 por Hafter contra Trípoli gracias al apoyo militar de Turquía desde principios de este año y ha mantenido sus avances hacia la ciudad de Sirte ante el repliegue de las fuerzas rebeldes.

En este contexto, el gobierno rebelde asentado en el este de Libia pidió ayer la intervención directa del Ejército egipcio para contrarrestar el apoyo que Turquía está ofreciendo al Gobierno de unidad.

El Gobierno egipto ya había amenazado con una posible invasión hace solo unas semanas si la ofensiva de las fuerzas aliadas de Turquía continuaban avanzando en Libia.

En paralelo, la U advirtió hace unos días sobre la llegada masiva "sin precedentes" de mercenarios, muchos de ellos veteranos de la guerra en Siria, en donde tanto Rusia como Turquía pelean, el primero como aliado del Gobierno de Bashar al Assad y el segundo como socio de milicias opositoras y fuerza de ocupación en el norte del país para frenar el avance de los grupos kurdos.

Libia es un estado fallido, víctima del caos y la guerra civil desde que en 2011 la OTAN contribuyera militarmente a la victoria de la llamada Primavera Árabe libia, que comenzó con un levantamiento de opositores locales contra Muammar Kaddafi y terminó con una crisis civil protagonizada por milicias que nunca aceptaron entregar las armas.

La duplicidad institucional en Libia se retrotrae a las elecciones parlamentarias de 2014, que dividieron los poderes, sin que las autoridades asentadas en el Este --anteriormente reconocidas por la comunidad internacional-- y el Gobierno de unidad, surgido de un acuerdo en 2015 y reconocido actualmente por la U, consiguieran pactar su unificación. (Télam)