internacionales

Turquía presiona a Rusia para una nueva tregua en Siria

Por Agencia Télam

24-12-2019 07:30

Turquía lanzó un llamado a Rusia en un intento por alcanzar una nueva tregua en los bombardeos sobre la provincia siria de Idleb.

"Estamos siguiendo de cerca el proceso para poner fin a los ataques y estos ataques deberían concluir inmediatamente con un nuevo cese del fuego", dijo el portavoz de la presidencia, Ibrahim Kalin, en una conferencia de prensa.

"Esta es nuestra principal expectativa desde el lado ruso", añadió.

La provincia noroeste de Idleb, último bastión de las oposiciones al presidente sirio Bashar al Assad, es escenario de una masiva ofensiva terrestre de las fuerzas gubernamentales sirias que, con el apoyo ruso, se aprestan a ingresar en la ciudad de Maarat an Numa.

La región registró un aumento de la violencia en últimos días mientras las fuerzas del régimen de al Assad, apoyadas por los ataques aéreos rusos, lanzaron un nuevo asalto para capturar uno de los mayores centros urbanos en el área.

El gobierno de Al Assad, tiene intenciones de retomar la zona y el bombardeo es continuo pese al cese del fuego anunciado en agosto pasado, informó la agencia de noticias ANSA.

El ejército turco está desplegado en 12 puestos de observación en la región de Idleb en virtud de un acuerdo concluido en septiembre de 2018 entre Moscú, aliado del régimen sirio, y Ankara, que respalda a Damasco.

La U abogó reiteradamente por un pacto que evite un desastre humanitario en esta zona en el que se calcula que viven 2,5 millones de civiles.

En tanto, el director regional de Unicef para Medio Oriente y Norte de África, Ted Chaiban, dijo hoy que “los niños están soportando el peso de la intensidad de la violencia en el noroeste de Siria”.

Chaiban detalló que “más de 500 niños fueron heridos o perdieron la vida en los primeros meses de 2019, y al menos 65 murieron o fueron heridos solo en diciembre”, según consignó la agencia ANSA.

Solo hoy, cinco niños fallecieron y tres adultos en un ataque aéreo contra un edificio escolar utilizado como refugio en una localidad en la provincia de Idleb, informó el Observatorio sirio para los Derechos Humanos.

La reciente intensificación de la violencia en las zonas densamente pobladas de Ma'arat An-Nu'man, señaló Chaiban, llevaron a miles de familias a huir hacia el norte. 

Desde el 11 de diciembre más de 130.000 personas, incluidos más de 60.000 niños, fueron desplazadas del sur de Idleb, del norte de Hama y del oeste de Alepo debido a la intensificación de los combates.

Muchas familias aún no tienen refugio y duermen en la intemperie.

El aumento de la violencia y el desplazamiento se produce con el colapso de las temperaturas en la región, con inundaciones y lluvias heladas..

Los niños que viven en campamentos o en otros alojamientos extremadamente precarios están exhaustos debido a los continuos desplazamientos y particularmente expuestos al frío, enfermedades y, en casos extremos, a la muerte. (Télam)