internacionales

Turquía llama a evitar incitaciones contra musulmanes tras el atentado en Niza

Por Agencia Télam

29-10-2020 03:45

Turquía condenó el atentado islamista en la iglesia católica de la ciudad francesa de Niza, llamó a las autoridades de Francia a evitar retóricas que inciten contra el islam y rechazó las vinculaciones del país con manifestaciones de violencias, expresó hoy Fahrettin Altun, jefe del departamento de Comunicaciones turco.

"Сondenamos incondicionalmente el último atentando en Niza; esta violencia insensata no tiene nada que ver con el islam, ni con los musulmanes; llamamos a las autoridades francesas a evitar retóricas de incitación en torno a los musulmanes y en vez de ello concentrarse en la búsqueda de los responsables de este y otros actos de violencia", expresó Altun, a través de un comunicado.

En la misma línea, Turquía afirmó que continuará resistiendo a cualquier político que ofenda su religión y valores.

"Consideramos que no debemos pedir disculpas a nadie por la expresión de nuestra oposición decidida al racismo y la xenofobia; rechazamos categóricamente todo intento de vincularnos con cualquier manifestación de violencia", agregó Altun, citado por la agencia de noticias Sputnik.

Esta mañana un atacante islamista armado con un cuchillo mató a tres personas dentro de una iglesia en la sureña Niza antes de ser herido y detenido, lo que llevó al Gobierno francés a elevar al máximo el nivel de alerta en medio del furor en el mundo musulmán por la publicación de nuevas caricaturas de Mahoma en la revista francesa Charlie Hebdo.

El ataque fue el tercero en Francia en menos de dos meses atribuido a islamistas radicales, incluyendo la reciente decapitación de un profesor francés por haber mostrado en clases caricaturas de Mahoma, el profeta del islam, un crimen que desencadenó fuertes tensiones entre Francia y países de mayoría musulmana.

Tras las muerte del profesor Samuel Paty, el presidente francés Emmanuel Macron defendió la publicación de las caricaturas como un ejercicio del derecho a la libertad de expresión, pero muchos musulmanes de Francia y del islam, incluyendo gobernantes, están indignados con lo que consideran insultos a su profeta y ataques a su religión.

Las recientes declaraciones del Gobierno del presidente turco Recep Tayyip Erdogan se dan en medio de una serie de cruces con su par francés, Emmanuel Macron, por las políticas implementadas por su Gobierno hacia los musulmanes de su país.

"Qué se puede decir de un jefe de Estado que trata de esta manera a millones de miembros de diferentes grupos confesionales: primero que nada, tenga un examen de salud mental", dijo Erdogan la semana pasada, declaraciones clasificadas de "inaceptables" por la Presidencia francesa.

Tres semanas antes, Erdogan denunció como una provocación las palabras de Macron sobre el "separatismo islamista" y la necesidad de "estructurar el islam" en Francia, en un momento en que el país redacta un proyecto de ley sobre la lucha contra "los separatismos", que apunta al islam radical y que se espera sea presentado a principios de diciembre. (Télam)