internacionales

Trump retirará las tropas federales de Portland, pero enviará a otras tres ciudades de EEUU

Por Agencia Télam

29-07-2020 05:00

El Gobierno de Estados Unidos y el estado de Oregon acordaron hoy una "retirada gradual" de las fuerzas federales que fueron desplegadas en Portland para reprimir las protestas antirracistas, al mismo tiempo que la Casa Blanca anunció el envío oficiales de seguridad federales a Cleveland, Detroit y Milwaukee.

"Después de discusiones con el vicepresidente Mike Pence y con otros funcionarios de la Administración, el Gobierno federal ha accedido a mi demanda y retirará a estos agentes de Portland", anunció la gobernadora de Oregon, Kate Brown, en un comunicado, tras varias noches de represión y disturbios en las calles, según la agencia de noticias Europa Press.

En una veloz reacción vía Twitter, el presidente Donald Trump sostuvo que "si el Gobierno federal y sus brillantes fuerzas de seguridad no hubieran ido a Portland hace una semana, ahora no habría Portland, lo habrían reducido a cenizas",

Además, lanzó una advertencia anticipando que "si el alcalde y la gobernadora no ponen fin a los delitos y la violencia de los anarquistas y agitadores, el Gobierno federal irá allí y hará el trabajo que deberían hacer las fuerzas locales".

Brown explicó que será una "retirada gradual", de modo que mañana se irán del centro de Portland y "poco después empezarán a irse a casa y solo quedará un "pequeño contingente" para proteger el Congreso.

"Estos agentes federales han actuado como una fuerza ocupante, rechazando cualquier responsabilidad y trayendo la violencia y el conflicto a nuestra comunidad", reprochó la dirigente regional, que asumió una pulseada política con Trump en los últimos días.

No obstante, se mostró consciente de que, si bien gran parte de los disturbios nocturnos han sido con las fuerzas federales, "las protestas en Portland no tienen que ver solamente con la presencia federal" en la ciudad, por lo que "probablemente seguirán cuando se vayan".

Brown enmarcó las protestas y los disturbios en "la histórica movilización que Black Lives Matter (Las Vidas Negras Importan) ha llevado a cabo en todo Estados Unidos en demanda de justicia".

"Si la esclavitud es el pecado original de Estados Unidos, el racismo lo es en Oregon", sentenció a contramano de la Casa Blanca, que rechaza que exista u problema estructural en las policías y en las instituciones del país.

Pero mientras las autoridades de Oregon lograron revertir el envío de fuerzas federales y la escalada de violencia que generaron en las calles, Trump continúa desplegándolas en otras ciudades que sí las aceptan con el argumento de "combatir el crimen".

El fiscal general William Barr informó hoy en un comunicado que el Gobierno federal continuará expandiendo su programa de refuerzo de fuerzas de seguridad para estados y ciudades.

"La responsabilidad más básica del Gobierno es proteger la seguridad de nuestros ciudadanos. Hoy hemos extendido la Operación Legened a Cleveland, Detroit y Milwaukee, tres ciudades que han visto preocupantes aumentos en los crímenes violentos, particularmente homicidios", aseguró el funcionario, según la agencia de noticias EFE.

Previamente, Trump ya había enviado agentes federales a Chicago, Kansas City y Albuquerque.

Antes de volar a Texas, donde tiene planeado un par de actos públicos, Trump se refirió a este despliegue adicional de fuerzas federales.

"Son mala gente. Son anarquistas. O las autoridades policiales hacen algo o lo vamos a hacer nosotros", dijo el mandatario a la prensa mezclando las protestas antirracistas que continúan en algunas ciudades, como Portland, y las altas tasas de criminalidad que existen en otras urbes como Chicago.


(Télam)