internacionales

Trump refuerza su plan anti crimen y suma dos ciudades: Chicago y Albuquerque

Por Agencia Télam

22-07-2020 06:45

Tras una nueva noche de fuerte represión a las protestas antirracistas en Portland, el presidente de Estados Unidos, Donald Trump profundizó hoy su llamado plan anti crimen y anunció que mandará más fuerzas de seguridad a Chicago y Albuquerque para frenar "la creciente violencia".

"El FBI, ATF (la Oficina de alcohol, tabaco, armas y explosivos), DEA (la agencia antidrogas), el servicio de Alguaciles, y el Departamento de Seguridad Interior enviarán juntos a cientos de oficiales de seguridad capacitados a Chicago. Hoy anuncio un aumento de las fuerzas de seguridad en comunidades plagadas de crímenes violentos", aseguró Trump desde la Casa Blanca, según la cadena de noticias Fox.

Hasta ahora, el Gobierno federal envió refuerzos a las ciudades de Portland (Oregon) y Kansas City (Missouri).

En este último caso, los refuerzos federales fueron enviados para enfrentar a las protestas que desató la muerte de un niño de cuatro años, que falleció por una bala perdida cuando dormía en su casa.

Se trata del asesinato número 92 en lo que va del año en la ciudad.

En Portland, en cambio, las fuerzas de seguridad federales fueron con el objetivo de proteger edificios públicos y monumentos frente a las imparables protestas del movimiento afroestadounidense Black Lives Matter (Las Vidas de los Negros Importan).

Anoche, esas mismas fuerzas federales volvieron a reprimir con gases lacrimógenos a una de estas protestas antirracistas que surgieron hace casi dos meses en repudio al asesinato de George Floyd, un negro que murió asfixiado por un policía blanco en Minnesota.

Aunque las situaciones difieren de ciudad en ciudad, Trump vinculó todos los incrementos de criminalidad y violencia con las manifestaciones antirracistas de los últimos dos meses y, a partir de esa premisa falsa, justificó el envío de refuerzos federales.

Trump amplió hoy esta política, pese a que en las últimas horas autoridades locales de Portland reconocieron que la presencia de fuerzas de seguridad federales solo aumentaron la tensión en las calles.

En Chicago, en cambio, la alcalde demócrata Lori Lightfoot agradeció la decisión de la Casa Blanca, aunque evitó mostrarse como una aliada de la política de seguridad de Trump frente al reciente movimiento de protestas, según la cadena de noticias CNN.

"He sido clara, doy la bienvenida al actual acuerdo (con la Casa Blanca). Pero no damos la bienvenida a una dictadura. No damos la bienvenida al autoritarismo, no damos la bienvenida a las detenciones inconstitucionales ni al encarcelamiento de nuestros residentes. Eso es algo que no toleraré", aseguró la alcalde.

(Télam)