internacionales

Trump ofrece a Biden test rápidos de coronavirus para que salga del sótano y haga campaña

Por Agencia Télam

09-05-2020 12:15

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, fustigó a su congénere y casi seguro adversario demócrata en las elecciones presidenciales de noviembre próximo, Joe Biden, al ofrecerle una máquina de test rápidos de coronavirus, como la que él mismo emplea, para que pueda retomar sus viajes de campaña.

"Sí, 100%. Me encantaría verle salir del sótano para que así pueda hablar", dijo el mandatario, de 73 años, al ser preguntado sobre el asunto en el programa "Fox & Friends" en referencia a la habitación del hogar de Biden, de 77 años, en la que lleva en torno a dos meses realizando una campaña electoral virtual.

Trump agregó que si el equipo de campaña del precandidato demócrata se lo pedía hoy mismo le daría esa máquina.

El actual mandatario estadounidense, en cuyo entorno están apareciendo varios casos de contagios con Covid-19, se niega a hacer público los resultados de los test de coronavirus que se le practicaron, en una actitud similar a la que tiene el presidente de Brasil, Jair Bolsonaro.

Trump y Bolsonaro tienen muchas cosas en común, además de no hacer públicos sus test de coronavirus: presiden naciones donde la pandemia pegó con más fuerza, a pesar de lo cual presionan para abrir sus respectivas cuarentenas y reactivar la economía.

El mandatario estadounidense visitó este último miércoles una fábrica de mascarillas en Arizona, su primera salida de la Casa Blanca en más de un mes; algo que ha sido posible gracias a los test del coronavirus a los que ahora se ve sometido diariamente.

Tanto él, como el vicepresidente, Mike Pence, y cualquiera que esté en contacto con ellos está siendo ahora sometido a una prueba diaria de la Covid-19 después de que un miembro del servicio de la Casa Blanca diera positivo.

Los miembros del gobierno son sometidos a los test realizados mediante unas máquinas, muy restringidas y controladas por la Administración federal, que pueden dar los resultados de la prueba entre 5 y 15 minutos después de su realización.

Este no es el primer ofrecimiento de Trump para entregar una de estas máquinas, pues había puesto una a disposición del Congreso después de que el médico de las dos cámaras legislativas, Brian Monahan, lamentara que no existe la capacidad para comprobar si todos lo senadores y congresistas están infectados.

Sin embargo, en un comunicado conjunto, la portavoz de la Cámara de Representantes, la demócrata Nancy Pelosi, y el líder de la mayoría en el Senado, el republicano Mitch MacConnell, rechazaron la oferta al considerar que esta tecnología sería más útil a los trabajadores sanitarios y otros directamente expuestos al virus.

La relación del coronavirus y la política fue llevada al primer plano por el influyente diario The Washington Post, que publicó que, impulsado en parte por las preocupaciones sobre su posible reelección en las elecciones de noviembre, Trump "ha tratado de bloquear o minimizar la información sobre la gravedad de la pandemia de coronavirus" en las últimas semanas, mientras pide reabrir la economía maltratada.

"Su administración ha dejado de lado o reemplazado a funcionarios que no se consideran leales, rechazaron las solicitudes de testimonio del Congreso, desestimaron estadísticas y modelos discordantes, elogiaron a los estados por reabrir sin cumplir con las pautas de la Casa Blanca y, brevemente, presionaron para disolver un grupo de trabajo creado para combatir el virus y comunicar sobre la crisis de salud pública", añadió el rotativo, recogido por la agencia china Xinhua.

"Si el mensaje saliera con total objetividad, sería desastroso para Trump", indicó, citando a Max Skidmore, profesor de ciencias políticas en la Universidad de Missouri-Kansas City y autor de un libro sobre las respuestas presidenciales a las pandemias. (Télam)