internacionales

Trasladaron a un ex ministro de Morales directo del hospital a declarar en la Fiscalía

Por Agencia Télam

14-01-2020 08:00

El ex ministro y hombre de confianza de Evo Morales, Carlos Romero, fue traslado hoy por la Policía desde el hospital en donde estaba internado por deshidratación tras pasar 48 horas encerrado en su casa cercado por simpatizantes del gobierno de facto boliviano, a la Fiscalía para declarar en una causa por corrupción, en medio de denuncias de violaciones a los derechos humanos del mandatario depuesto.

"¿Dónde está el Fiscal General cuando se trata de los grupos paramilitares que queman casas, golpean indígenas, asedian a ciudadanos y ahora persiguen a Carlos Romero en un hospital? Ese Fiscal solo defiende los intereses del régimen de facto", escribió Morales en su Twitter.

"Denunciamos ante la comunidad nacional e internacional la detención ilegal del ex ministro de gobierno, Carlos Romero, en clara violación de garantías constitucionales y derechos humanos. Romero fue sacado de la clínica donde permanecía bajo atención médica. Grupos irregulares asediaron al ex ministro en su domicilio; luego lo acosaron y sacaron de la clínica y, ahora, ponen en riesgo su vida", continuó.

"Responsabilizamos al gobierno de facto por el trato inhumano y lo que suceda con la integridad de Carlos.

Al mando de Carlos Romero denunciamos en nuestro gobierno actos de corrupción de la Unidad Ejecutora de Lucha Integral contra el Narcotráfico (UELICN), ahora resulta que somos nosotros los acusados. Lo que quiere el régimen de facto de Áñez no es justicia, es venganza e impunidad", concluyó el mandatario que tramita su asilo político en Argentina.

El viernes pasado, Romero fue internado con un cuadro de "hipertensión arterial, síndrome de deshidratación moderada, síntomas de una úlcera y una crisis de ansiedad depresiva muy fuerte", según informó el médico que lo atendió, luego de estar dos días encerrado en su casa, sin agua ni alimentos y rodeado por simpatizantes del gobierno de facto de Jeanine Áñez, quienes mantenían un asedio hacía días porque, sostenían, quería huir del país.

Hoy, tras cuatro días de internación, el abogado de Romero, Andrés Zúñiga, explicó a los medios que la Policía lo traslado pese a que el documento de la Fiscalía que presentaron no menciona la palabra "aprehensión", sino que es una "orden de conducción" para llevarlo "para que declare" ante el Ministerio Público.

"Consideramos que es ilegal, no existe esta figura, o hay orden de citación o hay orden de aprehensión", sostuvo Zúñiga, que anunció que presentará un recurso constitucional por esta acción, según la agencia de noticias EFE.

Romero fue citado a declarar el lunes en un caso por supuestas irregularidades en la adjudicación del servicio de mantenimiento de aviones y helicópteros empleados para la lucha antidrogas entre 2013 y 2018 a un consorcio de empresas. Pero no pudo cumplir con la citación porque estaba internado. (Télam)