internacionales

Tras un extraño episodio, España queda enredada en el conflicto entre Bolivia y México

Por Agencia Télam

27-12-2019 08:00

Bolivia acusó hoy a España de "atropellar" su soberanía, en una inesperada derivación del extraño episodio reportado a las puertas de la residencia de la embajadora de México en La Paz, adonde se presentó un grupo de encapuchados con el aparente propósito de irrumpir en el lugar.

La agencia EFE publicó hoy una declaración de la canciller interina de Bolivia, Karen Longaric, quien anticipó que entregará una nota de protesta ante el Ministerio de Asuntos Exteriores de España tras el "incidente", que al parecer involucró a funcionarios y automóviles de la embajada española.

La funcionaria boliviana culpó a España de vulnerar la Convención de Viena y la acusó de provocar "una amenaza evidente" a la residencia mexicana, al no respetar su "inviolabilidad", ya que el personal diplomático no puede "ocultar su identidad".

Esos desconocidos, según los primeros reportes de la prensa boliviana, tuvieron un incidente con la policía local, que custodia la residencia mexicana.

En cambio, México, a través de su Cancillería, dio una versión completamente diferente, según la cual policías bolivianos que vigilan las sedes diplomáticas mexicanas bloquearon la salida de diplomáticos españoles que estaban en la residencia de la embajadora mexicana, María Teresa Mercado.

Al parecer, ese inmueble estaba en preparación para una mudanza.

Según la declaración oficial mexicana, el cónsul de España en Bolivia, Álvaro Fernández, y la encargada de negocios de la embajada, Cristina Borreguero, estuvieron más de una hora a la espera espera de abandonar la residencia porque la policía boliviana impedía el paso de sus automóviles, después de una reunión de cortesía de 40 minutos con las autoridades diplomáticas mexicanas.

España, hasta esta tarde, no había difundido ninguna declaración oficial sobre el caso.

El confuso caso, con múltiples de versiones contrapuestas y conocido en medio de la tensión diplomática entre Bolivia y México, subió velozmente a los títulos principales de los portales informativos paceños.

"Encapuchados intentaron ingresar a la residencia de la embajadora mexicana", coincidieron Página Siete y La Razón, entre otros.

Las relaciones diplomáticas entre México y Bolivia se tensaron desde que el ex presidente Evo Morales fue forzado a renunciar y abandonó La Paz con destino a un asilo en México, desde donde días después se trasladó a Argentina en búsqueda de refugio.

Esta semana, México denunció un "asedio" sobre en torno a su embajada y su residencia en La Paz, con controles y medidas de vigilancia extremas que sobrepasan lo común.

Las autoridades bolivianas respondieron que reforzaron la seguridad en torno a esos edificios ante información según la cual iban a producirse actos de violencia por parte de movimiento sociales, debido a que México ha concedido asilo a otras antiguas figuras del gobierno de Morales.

Entre otros, según la prensa boliviana, en el interior de la residencia mexicana fue visto el ex ministro de la presidencia Juan Ramón Quintana, a quien las autoridades de facto de Bolivia quieren detener bajo las acusaciones de terrorismo y sedición,

Las crónicas de hoy consignaron que los encapuchados llegaron hasta las puertas de la residencia de la embajadora de México en La Paz, María Teresa Mercado, y se retiraron cuando llamaron la atención de los vecinos.

Varios portales publicaron fotografías de los encapuchados y hasta los números de las patentes de los automóviles.

Antes de la declaración de la canciller Longaric, la Agencia Boliviana de Información (ABI) publicó un reporte del comandante de la Policía de La Paz, William Cordero, quien señaló que grupos especiales investigan a dos vehículos, presuntamente de la Misión Diplomática de España, que intentaron ingresar a la residencia mexicana burlando la vigilancia en el lugar.

"Estamos investigando si efectivamente estos vehículos que intentaron ingresar a la residencia mexicana, en la Rinconada de la zona Sur, pertenece a la Embajada de España, como sus ocupantes quisieron justificar", dijo.

Cordero explicó que el incidente se registró cuando se aproximaron dos vehículos y fueron interceptados en los predios de la residencia mexicana por el personal policial.

Los ocupantes tenían el rostro cubierto con una bufanda y se alteraron cuando se les pidió sus credenciales o documento que confirmen que pertenecían a la Embajada de España, dijo Cordero.

Tras ese incidente, dijo que esas personas en sus vehículos dejaron el lugar raudamente, incluso rasparon a una patrulla de inteligencia que se encontraba estacionada por el lugar. (Télam)