internacionales

Tras el impeachment, demócratas y republicanos se enfrentan por el juicio a Trump

Por Agencia Télam

19-12-2019 12:45

La conmoción en Estados Unidos por el impeachment de ayer contra el presidente Donald Trump trocó hoy en un enfrentamiento entre la oposición demócrata y los republicanos por la forma en que debería realizarse el juicio político en el Senado, en medio de renovadas acusaciones del mandatario de un manejo partidista del proceso.

La polémica comenzó cuando la presidenta de la Cámara de Representantes, la demócrata Nancy Pelosi, inyectó incertidumbre en torno a la continuación de los procedimientos al negarse a decir cuándo pedirá la apertura del juicio en el Senado.

Los comentarios de Pelosi causaron sorpresa durante una conferencia de prensa que dio esta madrugada después de que la Cámara de Representantes, dominada por los demócratas, aprobara anoche enviar a Trump a juicio político por abuso de poder y obstrucción al Congreso a raíz de su polémico manejo de la relación con Ucrania.

Todos los congresistas republicanos votaron contra el impeachment.

Pelosi se negó, varias veces, a decir cuándo elevará los cargos al Senado, lo cual es condición necesaria para que la cámara alta, que está controlada por el Partido Republicano, comience el juicio, en el que se da por descontado que Trump será absuelto.

"Ahora, el Partido Que No Hace Nada no quiere Hacer Nada con los cargos & no quiere enviarlos al Senado", tuiteó Trump hoy por la mañana, en alusión a los demócratas.

El mandatario agregó que si los demócratas deciden no transmitir las acusaciones, "perderían por no presentarse".

Pelosi comenzó la conferencia de prensa elogiando a sus colegas demócratas por su "coraje moral" y dijo que ayer fue "un gran día para la Constitución de Estados Unidos".

Pero luego dijo que no podía nombrar "administradores" -fiscales que la Cámara de Representantes que deben ir al Senado a argumentar a favor de la condena y destitución de Trump- hasta que no cuente con mayor información sobre cómo se realizará el juicio.

"No podemos nombrar administradores hasta que veamos cómo será el proceso en el Senado. Y espero que eso sea pronto...Hasta ahora no hemos visto nada que nos parezca justo. Así que espero que sea justo. Y cuando veamos cómo sea, enviaremos a nuestros administradores", declaró, citada por CNN.

El líder de la bancada republicana en el Senado, Mitch McConnell, rechazó esta semana una solicitud del líder del bloque demócrata, Chuck Schumer, de llamar a declarar a varios testigos.

McConnell también dijo que estaba "coordinando" el proceso con la Casa Blanca y declaró abiertamente que no será imparcial, pese a que los senadores deben jurar como jurados del juicio con la promesa de "hacer justicia imparcial".

Pelosi señaló que McConnell "dice que está bien que el presidente del jurado esté confabulado con los abogados del acusado. Eso no me parece correcto", afirmó.

McConnell le respondió con un discurso en el Senado en el que denunció el "injusto" impeachment contra Trump y acusó a Pelosi de tener miedo de elevar "al Senado el producto de su trabajo de pacotilla".

"Para momentos como este es que existe el Senado de Estados Unidos", declaró, dirigiéndose a Trump y los votantes republicanos.

El juicio político al líder republicano divide al Congreso en la misma medida en que los estadounidenses parecen discrepar respecto a su heterodoxa presidencia y a los cargos en su contra.

Las diferencias se han agigantado a las puertas de 2020, año de elecciones generales en las que Trump buscará un nuevo mandato.

La Cámara de Representantes acusó a Trump de abuso de poder por haber pedido a Ucrania investigar al ex vicepresidente demócrata Joe Biden, uno de sus potenciales rivales electorales en 2020, mientras retenía ayuda militar para ese país.

El mandatario también enfrenta el cargo de obstrucción al Congreso por su negativa a cooperar con la investigación parlamentaria y por ordenar a funcionarios no comparecer a dar testimonio ante las comisiones investigadoras.

Schumer propuso esta semana que el juicio comenzara el 6 de enero.

Cualquier decisión de los demócratas de demorar su inicio entraría en contradicción con su repetida afirmación de las últimas semanas de que el impeachment contra Trump se necesitaba de manera "urgente" porque sus acciones eran una amenaza a la seguridad nacional y a las elecciones de 2020. (Télam)